Liberalismo militante

Dedazo presidencial para el candidato, una receta amarga

LA MAYORÍA DE LOS MANDATARIOS FRACASARON A LA HORA DE INTENTAR ELEGIR UN SUCESOR

Dedazo presidencial para el candidato, una receta amarga

Julio Herrera y Obes fue el presidente que fundamentó a favor de la “influencia directriz”

POR CLAUDIO ROMANOFF DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

Es indudable que el gobierno tiene y tendrá siempre, y es necesario y conveniente que la tenga, una poderosa y legítima influencia en la designación de los candidatos del partido gobernante”. La frase está contenida en el mensaje enviado por el presidente colorado Julio Herrera y Obes al Parlamento en 1893, junto a la propuesta de designar a Juan Idiarte Borda como su sucesor. La iniciativa prosperó tras 21 días de votaciones. Pero tras una revuelta y un clima político adverso, Idiarte Borda fue asesinado por un correligionario colorado años después.

El planteo de Julio Herrera y Obes pasó a la historia como el fundamento político de la “influencia directriz”, algo que distintos mandatarios han querido ejercer en diferentes períodos de gobierno.

 

Vázquez y Astori. El actual presidente, Tabaré Vázquez, ha expresado en privado y durante el verano su preferencia por una fórmula encabezada por el ministro Danilo Astori y acompañada por el líder del Movimiento de Participación Popular, José Mujica. En 2004, a bordo de un avión en Europa, Vázquez le había ofrecido el ministerio de Economía y le prometió su apoyo como candidato presidencial de 2009. El martes pasado, Astori, junto a Vázquez, fue el principal protagonista de una presentación de la Rendición de Cuentas a la bancada legislativa. La posición del presidente en materia de candidaturas es un dato relevante para el Frente Amplio, cuyos sectores aguardan una señal más explícita. Aunque esa opinión puede no ser determinante, todos asumen que es riesgoso contradecir a un presidente que tiene chance de volver en el futuro al Edificio Libertad.

 

Williman, el personaje. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones la “influencia directriz” no ha logrado los resultados deseados por los líderes políticos que buscaron encumbrar a sus dirigentes preferidos, sobre todo después del retorno a la democracia en 1985.

La gran excepción fue José Batlle y Ordóñez, que en Claudio Williman encontró al hombre que siguiera sus políticas y le cuidara el sillón entre sus dos presidencias (1903 a 1907 y 1911 a 1915). Le fue peor con Feliciano Viera.

Al final de la primera presidencia, en 1989, Julio Sanguinetti impulsó la candidatura del entonces vice, Enrique Tarigo, y ello fue rechazado por el entonces senador Jorge Batlle, que obtuvo la postulación tras ganar una elección interna. Sin embargo, perdió los comicios nacionales con el nacionalista Luis Alberto Lacalle.

Ante la elección siguiente, el mandatario blanco se inclinó por quien había sido su ministro del Interior, Juan Andrés Ramírez, lo que provocó una escisión del Herrerismo, liderada por el ex presidente de UTE, Alberto Volonté, quien obtuvo la mayoría partidaria aunque cayó derrotado por Sanguinetti. Con otras reglas electorales que ya marcaban elecciones internas, Sanguinetti se inclinó por Luis Hierro, que no pudo superar a Batlle, quien ganó las elecciones de 1999. Frente a los comicios de 2004, el entonces presidente impuso al Foro Batllista la candidatura de Guillermo Stirling . Sin el apoyo del sanguinettismo, el ex ministro del Interior obtuvo el peor resultado de la historia colorada.

En el Frente Amplio la mayoría de los grupos están inquietos y quieren saber qué piensa Vázquez, sobre todo en un escenario en el que todavía no está clara la definición del candidato. Junto a ello ronda la incertidumbre sobre la actitud que asumirá Vázquez luego de terminar su mandato.

¿Se dedicará a la medicina? ¿Ejercerá su indiscutido liderazgo en las sombras? Algo es claro. Si piensa en la posibilidad de volver en 2014, bien le vendría un Williman de izquierda.

 

Fuente: Diario EL OBSERVADOR,  de Montevideo.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: