Liberalismo militante

Economía y Mercado-Gasto del consumidor con leve aumento en EE.UU.

Escrito por rigofa 01-04-2009 en General. Comentarios (0)

Economía y Mercado

PESE A QUE HUBO DISMINUCIÓN DE LOS INGRESOS

 

Gasto del consumidor con leve aumento en EE.UU.

 

Los consumidores estadounidenses aumentaron sus gastos en febrero por segundo mes consecutivo pese a que sus ingresos bajaron debido a los continuados recortes de las plantillas laborales.

El Departamento de Comercio informó que el gasto consumidor subió en febrero un 0,2%, como habían pronosticado los economistas, tras hacerlo un 1% en enero. En un principio el gobierno dijo que el aumento de enero fue del 0,6%,

Sin embargo, el informe dijo que los ingresos bajaron en febrero un 0,2%, la cuarta baja en los últimos cinco meses, un reflejo del abultado número de despidos ocasionados por la recesión.

Debido a que los ingresos bajaron y el gasto aumentó, los ahorros personales retrocedieron en febrero al 4,2%.

Los economistas creen que la recesión, la más prolongada en 25 años, hará que los consumidores reduzcan sus gastos y aumenten sus ahorros.

No obstante, ello podría hacer más difícil que el país salga pronto de la recesión ya que el gasto de los consumidores suma el 70% de la actividad económica nacional.

El aumento del gasto en los dos primeros meses del año siguió a seis retrocesos consecutivos entre julio y diciembre.

El gasto de los consumidores en el cuarto trimestre bajó a un ritmo anual del 4,3%, y contribuyó a que la actividad económica se contrajera un 6,3% en ese período.

Muchos economistas creen que el Producto Interno Bruto se contraerá en esa misma proporción en el primer trimestre del presente año y seguirá haciéndolo en el segundo, aunque a un ritmo menor. AP

Fuente: EL PAÍS, de Montevideo.

Economía y Mercado-Dólar opera al alza-

Escrito por rigofa 01-04-2009 en General. Comentarios (0)

Economía y Mercado

COMPRAS | EL BROU, BANCOS PRIVADOS Y ALGUNAS AFAP DIERON EL IMPULSO

 

Dólar opera al alza

 

El billete verde cortó la semana pasada una racha de dos semanas consecutivas de descensos, al registrar un ascenso "punta a punta" de 0,61%.

El viernes, el dólar interbancario fondo se operó a $ 23,986 en promedio, un 0,59% por encima de la media del jueves, 0,99% superior al cierre de febrero y un 1,49% por debajo del último día de 2008.

En tanto, el Banco República (BROU) incrementó un 0,51% la pizarra hasta $ 23,65 en la punta compradora y $ 24,25 en la punta vendedora.

La tónica del circuito cambiario de la semana pasada fue de constantes oscilaciones.

Los ascensos fueron dados por las compras tanto del BROU, bancos privados como de algunas AFAP.

En cambio, las caídas, que no fueron mayores por las intervenciones del BROU, se debieron a necesidades de pesos puntuales de algunos bancos.

Por otra parte, los ascensos del dólar en el mercado local acompañaron a los registrados frente a las principales divisas.

Frente al euro se apreció un 2,15%; contra la libra esterlina el alza fue de 1% y respecto al yen avanzó un 2%. En Argentina subió 1,58% y en Brasil un 0,93%.

Fuente: EL PAÍS, de Montevideo.

Economía y Mercado-Promoción de inversiones - Criterios-Por MARA SALAMÓ

Escrito por rigofa 01-04-2009 en General. Comentarios (0)

Economía y Mercado

 

Promoción de inversiones - Criterios

 

MARA SALAMÓ

1. Introducción

Continuando con entregas anteriores, en las cuales hacíamos referencia al régimen que reguló determinados beneficios tributarios a ciertos proyectos de inversión otorgados al amparo del régimen general de la Ley de Inversiones (Nº 16.906) -particularmente el Decreto 455/007 y su modificativo el Decreto 443/008- en esta oportunidad entendimos adecuado volver sobre el tema. Para ello nos pareció interesante comentar el Decreto 779/008 a través del cual se profundizan estímulos para ciertas inversiones, y particularmente, sobre algunos puntos específicos para los cuales existían dudas al momento de su aplicación.

Paralelamente y en línea con esto último, la DGI aprobó una consulta no vinculante, Consulta 5.172, en la cual se abordan algunos de los temas sobre los cuales los contribuyentes no tenían pautas claras a la hora de su aplicación. Importa precisar que si bien esta es la posición de la Administración Fiscal para los casos que en la consulta se explicita, estas interpretaciones -en general- no tienen un respaldo normativo que den mayor certeza a los contribuyentes a la hora de determinar sus obligaciones tributarias.

2. Decreto 779/008 - sus modificaciones

Mediante la aprobación de este decreto se establece un beneficio adicional para aquellas inversiones que se efectivicen en el año 2009. También se prevé la posibilidad que los contribuyentes que se hubiesen amparado al régimen anterior modifiquen su situación sin tener que abonar multas ni recargos en casos que correspondiera.

Por otra parte, el decreto establece que a efectos de la utilización del beneficio, las inversiones realizadas se convertirán a Unidades Indexadas (UI) tomando la cotización vigente al último día del mes anterior al momento en que se realice la inversión.

2.1. Cómputo adicional del beneficio

A través de esta norma se dispone que las inversiones efectivamente realizadas durante el período comprendido entre el 1º de enero y el 31 de diciembre de 2009, por aquellos contribuyentes que tengan presentado un proyecto que haya sido declarado promovido al amparo del citado régimen, se computen por el ciento veinte por ciento (120%) de su valor a efectos determinar el monto a exonerar del Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE).

Es decir que ese cómputo adicional del 20% no va a ser deducido del monto total exonerado establecido en la Resolución respectiva.

2.2. Opción de cambio

Asimismo, se dispone que quienes tenían proyectos promovidos en el marco de la Ley 16.906 y optaron por acogerse al nuevo régimen (proyectos presentados después del 20/12/06 que hayan obtenido la declaración promocional antes del 30/06/08) podrán reliquidar las declaraciones de Impuesto a las Rentas de la Industria y Comercio, Impuesto a las Rentas Agropecuarias o Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas sin multas ni recargos dentro de los plazos y condiciones que establezca la DGI.

En nuestra opinión, restaría definir algunos aspectos. En efecto, se prevé que si surge un monto a pagar, el mismo no lleva multa ni recargos; pero no contempla el caso que de dicha reliquidación resulte un crédito a favor del contribuyente, sería bueno que se dijera de qué forma se va a materializar ese crédito. Asimismo, hay otras cuestiones por resolver, no olvidemos que la utilización de ciertos beneficios está ligada a requisitos legales tales como capitalizaciones (autocanalización del ahorro) o creaciones de reservas (exoneración por inversiones).

3. Consulta 5.172

Complementariamente a las normas que regulan el tema y a los instructivos elaborados por la Comap, la Administración fiscal dio respuesta a una serie de situaciones concretas, a través de una consulta no vinculante, a efectos de dar solución a temas prácticos que los contribuyentes deben afrontar como consecuencia de haberse acogido a estos beneficios. Muchos de ellos no han sido contemplados aún por la reglamentación.

3.1. Unidades Indexadas

Tanto el Decreto 455/007 como sus modificativos a efectos de establecer montos, categorías y demás lo hacen siempre en UI, incluso cuando el Poder Ejecutivo dicta las Resoluciones donde se otorgan los beneficios también quedan explicitados en UI, dificultando la comparación al determinar los montos exonerados, dado que la contabilidad de cada uno de los contribuyentes está en moneda nacional.

Por ello la Administración ha entendido que a efectos de comparar el monto establecido en la Resolución con el impuesto a exonerar se deberá tomar la cotización de la UI del último día del mes anterior a que se invirtió efectivamente en los bienes incluidos en la declaratoria. Adicionalmente, agrega que se deberá considerar una suerte de FIFO, es decir que primero las inversiones más antiguas siguiendo con las posteriores hasta la concurrencia con el impuesto a exonerar. Este criterio es el único que se encuentra contemplado en el Decreto Nº 779/008 al cual nos hemos referido en el punto dos de este comentario.

Cabe recordar que a efectos de categorizar la inversión proyectada, se debe tomar la UI del último día del mes anterior a la presentación del proyecto, tal como se desprende del artículo 4º del Decreto 455/007 (en la redacción dada por el Decreto 443/008).

3.2. Monto invertido vs. Beneficio

Cada empresa al momento de presentar su proyecto detalla una serie de inversiones que se van a implementar y utiliza determinados indicadores a efectos de ponderar para solicitar el beneficio, por ejemplo en el caso de un proyecto pequeño y que acceda al máximo se le otorgará un 60% del total. La duda que se plantea es si al momento de hacer uso de la exoneración en cada ejercicio se considera el 100% del total invertido o el porcentaje que se obtuvo por aplicación del régimen, en nuestro caso 60%.

La respuesta que da la Administración es que "…se entiende que el monto a considerar es el 100% del monto efectivamente invertido. Fundamentando esta posición en el ConsiderandoI) de la Resolución DGI Nº 1781/008 de 12.11.008, la cual establece que para hacer uso de los mencionados beneficios resulta imprescindible que los contribuyentes efectivicen las inversiones comprometidas hasta la concurrencia con el monto que se pretende exonerar".

También se aclara que cada contribuyente puede utilizar el porcentaje asignado si estima que es más conveniente. Parecería que la DGI está interpretando que, en caso que el contribuyente cumpla con el o los indicadores comprometidos (dentro de los márgenes de tolerancia establecidos), pero no alcance el monto de inversión incluido en el proyecto, no habrá sanción pecuniaria en caso que únicamente haya utilizado el beneficio correspondiente a la inversión efectivamente realizada.

3.3. Determinación del coeficiente de anticipos

Tal cual está establecido en términos generales, los contribuyentes deberán realizar pagos a cuenta, para determinar los mismos, se deberá obtener la relación entre el monto del impuesto y el total de ingresos en cada ejercicio. Dicho coeficiente deberá aplicarse sobre los ingresos de cada mes del ejercicio siguiente.

Esta forma de determinar el coeficiente para el cálculo de cada uno de los pagos a cuenta cuando se iba a aplicar a un contribuyente que ha hecho uso de este beneficio arrojaba dudas de cómo se debía hacer incidir el monto del impuesto exonerado por este concepto, es decir si se debía considerar el impuesto antes o después de la exoneración. Importa considerar que por la mecánica del régimen las condiciones de un año pueden ser y seguramente lo sean, sustancialmente diferentes en los siguientes de la vida del proyecto.

En este sentido, la DGI interpretó que el coeficiente debe utilizar el monto del impuesto antes de aplicar la exoneración pero haciendo jugar el porcentaje de impuesto no exonerado en el ejercicio siguiente teniendo en cuenta los topes establecidos en el artículo 16 del Decreto 455/007 y sus modificativos.

3.4. Primer año vs. cumplimiento

En la misma consulta también se hace referencia a cuál debe ser considerado el primer año a efectos de realizar la evaluación de cumplimiento de la matriz de los objetivos de indicadores. Es este sentido se hace una diferenciación cuando estamos frente a empresas que inician actividades y cuando se está frente a empresas en marcha.

En el primer caso el primer ejercicio va a ser considerado aquel en que la empresa comienza a tener ingresos, más precisamente la consulta refiere a que comienza a facturar. Cuando estamos frente a contribuyentes ya establecidos la interpretación que se hace es que el primer ejercicio a estos efectos, será el siguiente al de la presentación del proyecto.

Desde nuestro punto de vista, se ha llegado a una solución poco feliz, dado que la casuística es sumamente amplia, y es difícil fijar un criterio rígido para todos los proyectos, sin distinguir de qué inversión se trate ni qué indicadores estén involucrados.

Por otra parte, en la práctica es habitual que en el mismo ejercicio en que se realiza la inversión comiencen a manifestarse los incrementos en los indicadores y también se haga la solicitud de beneficios. No podemos por lo tanto medir dichos incrementos a partir del ejercicio siguiente, dado que no se contemplaría el incremento originado en el proyecto, producido en el ejercicio de la presentación.

Problemas similares encontraríamos en el caso de empresas nuevas. No siempre los indicadores comienzan a manifestarse en el ejercicio de la facturación, lo cual es obvio al no estar todos vinculados a la misma (por ejemplo el incremento de empleo no necesariamente lo está).

Fuente: EL PAÍS, de Montevideo.

Economía y Mercado-(Uruguay)Señal de recesión en el cuarto trimestre-

Escrito por rigofa 01-04-2009 en General. Comentarios (0)

Economía y Mercado

CUENTAS NACIONALES | CON LA NUEVA METODOLOGÍA LA CRISIS DEL 2002 REDUJO PIB EN 20% Y LA POSTERIOR RECUPERACIÓN FUE DEL 50%

 

Señal de recesión en el cuarto trimestre

La crisis se hace sentir en primera instancia en el producto agropecuario, industrial y comercial, se espera una leve contracción para el 2009

 

HORACIO BAFICO Y GUSTAVO MICHELIN

El BCU modificó la semana pasada el conjunto de estadísticas que conforman las cuentas nacionales. Se trata de un cambio importante que incrementa la riqueza informativa y ajusta los valores oficiales con la realidad. Desde hace tiempo que existe la sospecha que las estimaciones se encuentran subestimadas. En esta nota pondremos énfasis en la descripción de la evolución del PIB y sus principales componentes, con una mirada hacia cómo modifica este cambio la estimación que realizáramos en los últimos meses para el 2009. La próxima entrega la dedicaremos para analizar los aspectos estructurales que se destacan en el muy buen trabajo técnico que difundiera el BCU.

El escenario que prevemos para el 2009 se caracteriza por la transmisión gradual al resto de la economía del impacto de la crisis internacional, el que resultara agravado por la sequía imperante hasta este último verano. Luego del impacto inicial en las exportaciones, el canal de transmisión más claro estimamos que será el desempleo y la caída en el consumo interno. Hasta el momento, con las estimaciones realizadas por la vieja metodología de cuentas nacionales considerábamos que el 2009 se caracterizaría por una leve caída del producto del orden del -1% y así lo hicimos constar en el informe de coyuntura de este suplemento del 16 de marzo. El escenario sigue siendo el mismo pero la nueva metodología, al suavizar el crecimiento del segundo y tercer trimestre del año pasado, modificar las ponderaciones e incorporar nuevas fuentes de información, nos lleva a pensar que la variación del PIB en el 2009 estará más cerca del 0% que del -1%.

El Gráfico Nº 1 ilustra con las nuevas estimaciones cómo en el cuarto trimestre la economía se enlentece y las tasas de variación anuales se hacen cada vez más pequeñas. La serie de indicadores indirectos y preliminares del nivel de actividad en el primer trimestre hacen esperar un impacto negativo, que no será generalizado sino que afectará solamente a algunos sectores de actividad. Es a partir del segundo trimestre cuando se sentirá el enlentecimiento en el conjunto de la economía

SUAVIZACIÓN. ¿Por qué esta nueva estimación de las Cuentas Nacionales registra variaciones menos drásticas, tanto a la baja como al alza? En el Gráfico Nº 2 se puede observar la variación del promedio anual desde el año 1998 para las dos metodologías. En el caso de la variación en el 2008 se consideró el promedio de los tres primeros trimestres que es la última información oficial con dicha metodología. A grandes rasgos la historia que cuentan las dos estimaciones es la misma, no hay cambios de signo y las diferencias son menores salvo en los años pares de este siglo (por pura casualidad): la caída del 2002 es menos pronunciada, la recuperación del 2004 es menos fuerte y los aumentos del 2006 y del 2008 son de menor cuantía.

Este comportamiento diferenciado se debe, entre otras cosas, a que al considerar más fuentes de información para la estimación se reduce el impacto de la volatilidad de los indicadores indirectos o aproximados. Un ejemplo específico de esta suavización se observa en las variaciones trimestrales del 2007. En aquel entonces, como consecuencia de la reforma tributaria, las importaciones se frenaron fuertemente en el segundo semestre y tuvieron un aumento extraordinario en el tercero. El motivo de esta conducta particular de los agentes económicos fue aprovechar la preanunciada derogación del Cofis y la baja del IVA. Como el índice anterior dependía muy fuertemente (más que el actual) de la evolución de las importaciones se generó una distorsión en la estimación. Comparando los números con una metodología y otra se observa que a pesar que en el año completo la variación fue similar, hasta ahora el segundo trimestre había sido contractivo (-0,7%) y el tercero registró una fuerte recuperación (+6,1%). Con la nueva metodología se observa un aumento del 1,5% en el segundo trimestre y del 2,5% en el tercero.

Hasta hace poco los anuncios oficiales de crecimiento y todas las estimaciones de mercado señalaban una tasa de variación para el año de dos dígitos. La mediana de los pronósticos relevados por el BCU se ubicó en 12%, contrastando con el crecimiento del 9% oficial que surge de esta nueva metodología. A pesar de que la tasa de crecimiento es menor, esta nueva estimación representa una buena noticia para la economía uruguaya: el nivel que se registra es más alto debido a que se recalculó toda la serie desde 1997.

NIVEL. En el año 2008 el producto se ubicó en un equivalente a US$ 32.256 millones si se suman los valores en dólares de los cuatro trimestres del año. Esta estimación es más ajustada a la realidad que la simple división del PIB del año por un tipo de cambio promedio. Este cálculo se puede hacer a partir del cambio metodológico introducido debido a que se mejoran sensiblemente las estimaciones trimestrales al presentarse en valores absolutos en pesos corrientes y constantes y no solamente bajo la forma de índice. Por lo tanto, utilizando el tipo de cambio promedio de cada trimestre se puede realizar un agregado para el año que en un entorno de volatilidad del precio de la divisa internacional puede registrar diferencias.

Toda la serie presenta modificaciones en el nivel, la más notoria es en el año 1997 que es el considerado como base en la década de los noventa. El PIB de dicho año hasta el momento de la revisión metodológica se estimaba en $ 204.926 millones y con la nueva metodología aumenta aproximadamente 10% pasando a $ 226.318 millones.

La diferencia de nivel una década después es menor debido a que la tasa de variación acumulada en el período resulta inferior en las nuevas cuentas nacionales. Si se estima el nivel del producto del 2008 con la tasa de crecimiento del 12% real esperada por los analistas para el año y una variación de precios implícitos del orden del 8,7% (valor revelado en las nuevas cuentas nacionales) se llega a la conclusión que el nuevo nivel del PIB es apenas 2,2% superior al que se hubiera difundido con la metodología antigua.

El crecimiento durante los once años que cubre la nueva serie del producto es bajo en términos históricos. La tasa promedio anual de la nueva serie se ubica en el 2,0% contra un 3,6% promedio anual de comparar 1998 con 1988.

En esta instancia, la última década registra dos momento claramente diferenciados tal como lo ilustra la serie desestacionalizada por los técnicos del BCU y que presentamos en el Gráfico Nº 3. Este período comienza con una crisis donde la caída del PIB es profunda (aunque en la nueva serie bastante menos que en la anterior). El PIB se redujo durante cuatro años a un ritmo promedio anual de -4,7%, hasta principio del 2003. Luego viene un período de recuperación en los seis años siguientes. El ritmo seguido por la economía para retomar la vieja tendencia no fue menor, alcanzando una tasa del 7,2% en promedio.

SECTORES. Como se mencionara, la crisis está impactando en forma selectiva y los problemas de demanda no se han extendido al momento al resto de la economía. En el Gráfico Nº 4 se presentan los tres sectores que han sido más afectados: agropecuario, industrial y comercio. Las variaciones de cada trimestre en relación al inmediato anterior señalan un enlentecimiento que termina en el cuarto trimestre con variaciones negativas entre el -2% y el - 4%.

Los sectores que todavía muestran crecimiento son transporte y comunicaciones con un incremento en el cuarto trimestre del año del 8,8% por encima de la variación promedio de todo el año. Electricidad, gas y agua también registra en dicho período un crecimiento del 8,7% y Otras actividades (principalmente servicios) aumentan 2,9%.

Fuente: EL PAÍS, de Montevideo.

Economía y Mercado-El ajuste de la economía brasileña-PAULO LEVY

Escrito por rigofa 01-04-2009 en General. Comentarios (0)

Economía y Mercado

 

El ajuste de la economía brasileña

 

PAULO LEVY | DESDE RIO DE JANEIRO

La fuerte caída del PIB brasileño en el último trimestre del año pasado demostró lo infundado del posible desacople del país respecto de la crisis internacional. La reducción del 3,6% en relación al trimestre anterior representó una reversión abrupta de la trayectoria de crecimiento que, durante casi tres años, desde finales de 2005, había llevado a la economía a crecer a un promedio anualizado del 5,6% anual, ritmo que se aceleró a fines de 2007 a casi el 7% anual.

Parte de este crecimiento fue consecuencia de la consolidación de un sólido andamiaje de política macroeconómica con mantenimiento de la inflación dentro del intervalo de metas, una política fiscal basada en un superávit primario elevado y una relación deuda pública/PIB en caída, y cuentas externas bajo control en el contexto de un régimen de cambio fluctuante. A pesar de ello, la magnitud del impacto de la crisis financiera internacional sobre el desempeño económico reciente no deja lugar a dudas de que el ritmo de crecimiento acelerado se debió, en gran parte, también, al contexto externo favorable. La ampliación de los mercados de exportación, el mejoramiento significativo de los términos de intercambio y la abundancia de liquidez internacional permitieron que la demanda interna creciese a un ritmo muy superior al de la producción, alcanzando tasas superiores al 9% anual. En el caso de la política fiscal, por ejemplo, los ingresos tributarios crecientes permitieron mantener superávit primarios elevados, al mismo tiempo que hubo una fuerte expansión de los gastos corrientes y, más recientemente, de la inversión pública.

La caída acentuada del PIB a fines del año pasado debe encararse como un momento de transición a una coyuntura externa más desfavorable. Como consecuencia del ritmo acelerado en que se encontraba la economía, la velocidad de reversión del escenario externo llevó a un profundo ajuste de los inventarios, proceso que quizás tienda a agotarse en el presente trimestre. En términos nominales, la variación de los inventarios equivalió al -2,7% del PIB del trimestre (-1,5% del PIB en el último trimestre de 2007), el mayor valor desde el último trimestre de 2002. Además de la reducción de los inventarios, contribuyeron asimismo en la caída del PIB la reducción de la inversión fija, y del consumo de las familias. Las restricciones del crédito, el aumento de la incertidumbre y el colapso de las exportaciones explican ese comportamiento.

El ajuste a las condiciones externas más adversas debe proseguir en el primer trimestre de 2009. En enero, la producción industrial, a pesar de la recuperación con relación a diciembre, todavía se encontraba en un 9% por debajo del promedio del último trimestre de 2008. Aun si la industria haya vuelto a crecer un 2% mensual en febrero y marzo -al mismo ritmo de enero- la producción industrial del primer trimestre de 2009 caería en un 7,4% con relación a fines de 2008. La información de la producción industrial de enero muestra que el ajuste está diseminado en la cadena productiva, en especial para los bienes intermedios, cuya producción tuvo una fuerte caída en relación con el mismo mes de 2008.

La política fiscal contribuyó en 2008 a que la demanda interna creciera a tasas elevadas. En el año, el consumo del gobierno aumentó un 5,6% más que el consumo de las familias. En el último trimestre, este fue el único componente de la demanda que registró un crecimiento respecto al trimestre anterior. No es razonable esperar un comportamiento semejante para 2009, cuando la recaudación se estará reduciendo debido a la desaceleración de la economía, incluso si hubiera espacio para la reducción del déficit primario. De la misma forma, la inversión, que en 2008 aumentó en un 13,8%, difícilmente mantenga ese ritmo este año, a pesar del aumento de la inversión pública dentro del contexto del Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), el conjunto de inversiones del gobierno federal y de las empresas estatales que constituye la principal acción del gobierno para obras de infraestructura. La perspectiva de aumento del desempleo y la flexibilización apenas gradual de las restricciones al crédito tampoco dejan margen para mucho optimismo en lo que se refiere al consumo privado, de donde se deduce que la trayectoria para 2009, incluso con alguna recuperación de la actividad económica a partir del segundo trimestre, será de un crecimiento bastante modesto, posiblemente negativo.

A pesar de la fuerte caída en el último trimestre, la formación bruta de capital fijo alcanzó el 19% del PIB, el mayor valor desde 1996. Aunque insuficiente para sustentar un crecimiento de la demanda interna al ritmo prevaleciente hasta el tercer trimestre de 2008, la expansión de la inversión a una tasa media anual del 13% desde 2006 permitió acelerar el ritmo de la economía y aumentar el nivel de producto potencial. La escasa incidencia de la demanda determinó que la política monetaria aumentara su importancia como factor dinamizador de la economía a través de la reducción de las intereses y volver a estimular el consumo y las inversiones, en la medida en que no se superponga a una expansión excesiva de los gastos públicos.

El Banco Central, en su última reunión de marzo, aceleró el ritmo de caída de los intereses con una reducción de 1,5%, llevando la tasa básica (Selic) al mismo nivel en que se encontraba en abril de 2008 (11,25% anual), cuando comenzó el proceso de expansión monetaria que se extendería hasta setiembre. Ya se espera una tasa inferior al 10% anual antes de junio, y la tasa real -calculada como la diferencia entre intereses e inflación que se esperan para los próximos 12 meses- se encuentra en el menor nivel histórico, en el 5,5% anual. No obstante, hay límites para la reducción de los intereses: ante una desvalorización cambiaria próxima al 50%, el potencial de aceleración de la inflación mediante transferencias a los precios de los productos comerciables es elevado, aun cuando por el momento las expectativas se encuentren próximas o incluso debajo de la meta del 4,5%. Una vez más, el espacio inédito para la reducción de los intereses en forma sustentada será mayor cuanto más sólida sea la política fiscal, tanto en lo que se refiere al mantenimiento de superávit primarios relativamente elevados (aunque quizás menores ante la reducción de la tasa de interés), como en lo que se refiere a la composición del gasto público con la preservación de las inversiones en detrimento de los gastos corrientes.

Fuente: EL PAÍS, de Montevideo.