Liberalismo militante

General

Acuerdo-CHINA y Argentina-Un respaldo para tiempos difíciles-La Nación y VOA

Escrito por rigofa 01-04-2009 en General. Comentarios (0)

El escenario

Un respaldo para tiempos difíciles

Martín Kanenguiser 


LA NACION

Martes 31 de marzo de 2009

El acuerdo anunciado ayer entre los bancos centrales de China y la Argentina constituye una buena señal en un mundo ahogado por la iliquidez de fondos, aunque resta esperar si los mercados lo interpretarán como una señal suficiente como para poder detener la marcha ascendente del dólar o un respaldo adicional para el pago de la deuda argentina.

La primera reacción de los analistas fue de indiferencia, luego de una jornada con cierres mixtos entre los bonos soberanos, tal vez porque los inversores no quieren repetir el mal trago generado por la versión del gobierno de Néstor Kirchner que hace cinco años anunciaba inversiones chinas por US$ 20.000 millones que nunca se concretaron.

Si aquel anuncio lanzado desde la Casa de Gobierno fue interpretado como un eventual paliativo para pagar la deuda antes del canje para salir del default, ahora el Banco Central se ha encargado de aclarar que está tratando de volver a formar un "colchón de liquidez" en un mundo con crédito escaso, que resulta mucho más escaso para la Argentina.

En ese sentido, no parece un mal camino como política de mediano plazo, si se piensa que la peligrosa combinación de la crisis internacional y la recesión local posiblemente dificulte el acceso al financiamiento del país y de las empresas en los próximos meses y en 2010.

El Gobierno ha reiterado en las últimas semanas, en forma extraoficial, que no hay estrés financiero y que están los fondos para pagar los US$ 2500 millones del Boden 2012 que vencen en agosto.

Pero las versiones sobre un posible canje retroalimentaron los nervios de un mercado que también observó con desconfianza el adelantamiento de las elecciones legislativas de octubre a junio.

Estos dos factores, con el conflicto entre el campo y el Gobierno como telón de fondo, se reflejan claramente en el mercado cambiario, donde el Central está acelerando la política de "devaluación administrada", obligado por la demanda de dólares de inversores minoristas.

La corrida hacia el billete verde sería mayor si no se mantuviese el cepo que ejerce sobre las empresas la entidad presidida por Martín Redrado, junto con la Administración Federal de Ingresos Públicos y la Comisión Nacional de Valores. A pocos meses de las elecciones, el sector corporativo prefiere no pelearse con el Gobierno hasta no saber la nueva configuración política, aun cuando muchos piensen que tras ese evento podría haber una fuerte devaluación del peso.

Pero si el Gobierno pierde el control de la mayoría en ambas cámaras del Congreso después del 28 de junio, como prevén varios analistas políticos, entonces tal vez la embestida sea mayor, sobre todo si el kirchnerismo no acepta el veredicto moderando su política de confrontación. Mientras tanto, en su baldosa, el Central se cubre la espalda con yuanes.

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.

 

 

 

China y Argentina alcanzan acuerdo sobre divisas

 

 

 

 

31 de marzo, 2009

 

 

 

 

 

 

China y Argentina alcanzan acuerdo sobre divisas.

 

 

 

China y Argentina alcanzaron un acuerdo tentativo sobre un intercambio de divisas de 10.000 millones de dólares.

Los informes indican que el acuerdo fue firmado en la ciudad colombiana de Medellín, durante la reunión del Banco Interamericano de Desarrollo, de la cual participó el gobernador del Banco del Pueblo de China, Zhou Xiaochuan.

La agencia oficial de noticias china, Xinhua, informó que el acuerdo es el más grande alcanzando entre China y una nación latinoamericana, y que la finalidad del mismo era ayudar a limitar los efectos de la crisis financiera global.

El acuerdo se produce en momentos en que el peso argentino se ha debilitado frente al dólar.

China tiene acuerdos similares firmados con Bielorrusia, Hong Kong, Indonesia, Malasia y Corea del Sur.

Fuente: Voanoticias.com

 

Ver además sobre este mismo tema en <rigofa.blogdiario.com>:

El escenario

Casi como un nuevo cuento chino

Carlos Pagni
LA NACION

Miércoles 1 de abril de 2009 |

Argentina-El regreso del diario de Yrigoyen-Por Héctor D´Amico-20090401

Escrito por rigofa 01-04-2009 en General. Comentarios (0)

Reflexión

El regreso del diario de Yrigoyen

Héctor D´Amico 


LA NACION

Martes 31 de marzo de 2009 |

 

Poco importa a estas alturas si la historia existió o es la versión enriquecida de un rumor que, en su momento, echó a rodar la oposición. Al igual que el mito o el arquetipo -Macbeth, Ulises y hasta el rey Lear-, el diario de Yrigoyen encierra verdades que perduran en el tiempo y ayudan a comprender ciertas actitudes humanas. En este caso, vicios que la política insiste en repetir.

El diario nos recuerda lo difícil que resulta para un gobierno en apuros la estrategia de manipular la realidad para mantener el favor de la opinión pública.

La forma en que el kirchnerismo intervino primero y transformó después, en tiempo récord, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) en un agujero negro es el resultado de haber cedido a esa tentación.

En cuestión de meses, lo que había sido un organismo respetado del Estado, regido por la aplicación objetiva de las estadísticas como una rama de las matemáticas, terminó en una suerte de laboratorio de economía vudú.

La comparación de dos escenarios diferentes, separados apenas por 15 meses, muestra la gravedad y el vértigo de lo que ha ocurrido. El primero corresponde a la intervención del organismo, ordenada por Néstor Kirchner en enero de 2007 y llevada a la práctica por gente de la más absoluta confianza del secretario de Comercio, Guillermo Moreno: en ese momento, el índice de inflación del Indec coincidía con el de los principales estudios económicos del país. La segunda imagen, que fue difundida la semana pasada, muestra que la tasa acumulada del Indec entre octubre de 2006 y diciembre de 2008 fue treinta puntos inferior al promedio de las consultoras privadas, aceptado este último como la inflación real de la Argentina.

En pocos meses, el Indec de Guillermo Moreno llevó del asombro al escepticismo, y luego a la irritación, a consumidores, comerciantes, productores, inquilinos, tenedores de bonos, empresarios y cientos de miles de familias que a diario comprueban en las góndolas el divorcio cotidiano entre las cifras oficiales y el precio que pagan por los productos.

Nunca antes tan pocos funcionarios habían dañado tanto las estadísticas económicas.

Cada caso de manipulación que se hace público siembra más desconcierto. Por ejemplo, la relación entre el costo de vida oficial y el costo de vida real, que durante meses fue de casi tres a uno. O los retoques al índice de precios al consumidor (IPC), que no sólo hacen desaparecer a voluntad a millones de pobres e indigentes de los registros oficiales, sino que, además, desvalorizan el ajuste de los bonos atados al índice del CER, a la vez que valorizan los cupones ligados a la evolución del producto bruto interno (PBI).

Debido a la sobrestimación del crecimiento de la economía, la República Argentina pagó el año pasado unos cien millones de dólares más a los cupones atados al producto bruto interno.

Para no abrazarse a los índices tóxicos, la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) dejó de responder a cinco variables fundamentales utilizadas para revelar las expectativas de mercado. Lo hizo al comprobar que esas variables estaban siendo distorsionadas por el efecto Indec.

Esas variables son el índice de precios al consumidor, el estimador mensual de la industria, el estimador mensual de la actividad económica, el PBI y sus componentes, y la tasa de desempleo.

Una de las ironías de dañar el termómetro es que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, al no ofrecer cifras confiables de la economía, termina acercando cada vez más clientes a las consultoras del sector privado.

En este panorama de confusión administrada, es entendible que alguien como Víctor Becker, ex director nacional de estadísticas económicas del propio Indec, haya bautizado al actual índice de precios al consumidor como "índice de precios dibujados". Tan entendible como el hecho de que nadie del Gobierno le haya salido al cruce.

La metodología de Moreno, que es la de Néstor Kirchner, no tiene en este momento más apoyo que el empecinamiento y el caudal de poder que todavía conserva el ex presidente. Hasta el oficialismo mira para otro lado cuando sale a la luz el tema, o hace algo incluso más extraño: toma distancia de Moreno y critica en público su actuación como comisario general de precios.

Daniel Scioli afirmó ante los micrófonos que los datos del Indec son "hilarantes". Agustín Rossi habló de "la necesidad imperiosa de inyectarles una dosis de credibilidad". Un senador oficialista que mantiene contacto frecuente con la Presidenta habla en voz baja de "mamarracho".

La defensa contra viento y marea de la intervención del organismo que hizo en su momento Alberto Fernández, a la luz de lo ocurrido, suena más como un compromiso de lealtad, un cheque en blanco, que como un argumento.

"Nos dimos cuenta -explicó en enero de 2007 el jefe de gabinete- de que el Indec no medía la realidad de los consumidores, porque se estaban incluyendo los precios de las rosas ecuatorianas, los viajes de turistas a Miami y a Cancún y el servicio doméstico."

Como ningún gobierno lava la ropa sucia en plena campaña electoral, es difícil pronosticar un cambio de rumbo antes del 28 de junio, día de las elecciones legislativas. Es demasiado tarde y a la vez demasiado temprano para que Moreno -un funcionario que, según Martín Lousteau, "desprecia los últimos doscientos años de la historia de Occidente"- haga otra cosa que la que le ordenaron y en la que, además, cree.

Tres ex funcionarios del Indec y otros dos todavía en actividad, aunque relevados de sus funciones, confirmaron a LA NACION el clima de intolerancia, espionaje y persecución que impera en el organismo. También enumeraron las represalias contra técnicos y funcionarios de carrera por no aceptar los cambios de procedimientos en la medición de la inflación. Ese fue Fue el caso de Graciela Bevacqua, directora del IPC, cuyo alejamiento desató una de las tantas crisis internas que llegaron a los diarios.

También recordaron la verdadera dimensión del problema al precisar que, sin un índice de precios al consumidor confiable, no hay posibilidad de calcular, entre otros índices, la indigencia, la pobreza, las jubilaciones o el PBI. Tampoco, la actualización de los alquileres y las encuestas sobre ventas en shoppings y supermercados.

El relato de uno de los funcionarios apartados acerca de lo que en la jerga interna del Indec llaman "proceso de sustitución" merece un párrafo aparte. El mecanismo es simple. Consiste en alternar en una misma lista productos cuyos precios fueron relevados en los comercios con otros que aporta la gente del secretario Moreno y que tienen precios previamente acordados con determinadas empresas.

"Todo esto no hace más que agregar confusión -protesta-; imagine un avión de pasajeros en emergencia en el que las azafatas empiezan a dar instrucciones en chino."

A diferencia del diario de Hipólito Yrigoyen, imaginado como la confabulación de unos pocos para un lector único y que cobraba vida sólo en la privacidad del despacho presidencial, el Indec que ha construido Moreno terminó ejerciendo una política de Estado impuesta a toda una sociedad para beneficio del poder de turno.

De hecho, es la fuente de información a la que recurre la Presidenta cada vez que convalida en público los logros de su gestión.

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.

Argentina-La política y su encrucijada-Editorial-LA NACIÓN, de Buenos Aires.

Escrito por rigofa 01-04-2009 en General. Comentarios (0)

Editorial

La política y su encrucijada

Al cabo de siete años, tras la crisis de fines de 2001, la política no ha ganado en institucionalidad ni en organización

Martes 31 de marzo de 2009 |

 

El adelantamiento de las elecciones es uno de los síntomas de las enormes dificultades de la dirigencia argentina para respetar las reglas. Con la modificación del Código Electoral para acomodar el calendario a las necesidades del oficialismo, vuelve a aparecer esa vieja patología de la cultura cívica argentina: la confusión del Estado con el Gobierno y de éste con el partido que ejerce el poder.

El procedimiento para conseguir el número necesario para la aprobación de la reforma hizo juego con esa desviación: la argumentación volvió a ser sustituida por la manipulación de la necesidad de aquel, cuya voluntad debe doblegarse. Las sospechas que ha despertado el voto de los dos senadores que representaban al partido gobernante en Tierra del Fuego podrían ser un ejemplo.

La explotación de las debilidades materiales o morales de aquellos cuya adhesión pretende conquistarse se ha convertido ya en un clásico del oficialismo.

Se lo utiliza para conseguir el voto del electorado, el sometimiento de gobernadores e intendentes, la calma sindical o el alineamiento de parte del empresariado, y se ha vuelto habitual.

La consagración de la extorsión como código de los intercambios políticos es causa y a la vez efecto de uno de los rasgos más ostensibles de esa crisis que el país tarda tanto en superar: el vacío conceptual en el que se desenvuelve la política. La discusión de ideas es sustituida cada vez con mayor frecuencia por la descalificación y el "escrache". Ese vaciamiento programático se vuelve más llamativo cuando se lo contrasta con la extensión de males inquietantes que van desde la violencia urbana y el narcotráfico hasta la pauperización y la aparición de epidemias.

La carencia de ideas priva al proceso político de una dirección racional y lo deja librado al choque ciego de pasiones y deseos. El diálogo y la mediación son sustituidos, en el mejor de los casos, por el marketing político, y lo más habitual es que se imponga la ley del más fuerte. En un régimen de ese tipo, los cambios no sobrevienen porque se los decida, sino que son el resultado de estallidos espasmódicos. La sociedad comienza a acostumbrarse a temer y a esperar el próximo colapso en ciclos que se vuelven cada vez más cortos.

En una escena pública modelada de esa manera, no debe sorprender que predominen los proyectos individuales por sobre cualquier construcción colectiva. Es otra de las debilidades que deja al descubierto la campaña electoral que se ha precipitado. La atrofia de los partidos políticos pasa a estar justificada: cualquier procedimiento democrático para la selección de candidaturas o la formación de alianzas parece extemporáneo por la urgencia del calendario. Se refuerza de ese modo la voluntad del que manda en cada grupo. Es el reino del "dedazo".

Al cabo de más de siete años de derrumbe producido por la peor crisis de la historia argentina, la política no ganó en institucionalidad ni en organización. La campaña actual la deja al descubierto como una actividad en la que prevalecen los proyectos biográficos por sobre los planes y las propuestas dirigidas al bien común. Los jugadores cambian de frente sin dar explicaciones, los dirigentes justifican sus acuerdos en que su "límite" es Fulano, pero no Mengano, se puede ser oficialista en una provincia y opositor en la de al lado.

Para una cultura en la que, desde lo laboral hasta lo matrimonial, cualquier contrato es efímero, el pacto electoral y político también ha quedado sometido al imperativo de la conveniencia. En una célebre carta al presidente Adams, Benjamín Franklin sintetizaba que la política consta de tres ingredientes básicos: ideas, organización y ganas de ganar. Es penoso constatar que en la Argentina haya quedado en vigor sólo la última dimensión, el triunfo, sin importar cómo.

Sería un error, sin embargo, suponer que la tormenta de 2001 dejó nada más que devastación. Inspiró también iniciativas saludables para enriquecer la vida pública. Algunos de esos impulsos han conseguido consolidarse con el tiempo. La mayoría de los que se comprometieron en la búsqueda de soluciones a la crisis encontraron un terreno más fecundo en organizaciones de la sociedad civil que en los partidos políticos.

Líderes religiosos y empresariales se involucraron en estos años en la esfera pública, aún sin asumir el rol del político clásico. Instituciones, como la Red de Acción Política (RAP) para la formación de dirigentes, el Centro de Implementación de Políticas Públicas (Cippec) o Poder Ciudadano, entre otras abocadas a mejorar la calidad institucional o a la construcción de ciudadanía, ofrecen un espacio para el desarrollo de una vocación cívica que las instituciones tradicionales tienen enormes dificultades para proveer. Son esfuerzos todavía insuficientes, pero han perdurado bastante como para encontrar en ellos algunas claves de la reconstrucción de nuestra vida pública.

Esa regeneración es urgente. El predominio de los impulsos, la falta de organización, el vaciamiento conceptual van degradando la calidad de las prestaciones de la política. Si ese proceso se agudiza, serán cada vez más los ciudadanos que sentirán que el orden público les da la espalda. El paso siguiente a esa percepción, cada vez más frecuente entre los más desamparados y los jóvenes, será la indiferencia y el desapego.

Es posible que quien experimenta que el sistema no lo contiene tienda a ponerse fuera del sistema. Es un problema que debe conmover a toda la sociedad. Pero que interpela en especial a su dirigencia: de ese desdén colectivo provendrá, más tarde o más temprano, su pérdida de estabilidad como grupo. Por eso es de desear que lo que no consigue la virtud lo alcance por lo menos un rudimentario instinto de supervivencia.

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.

Economía y Mercado-Nueva suba mensual en tasa de los créditos a la vivienda-20090401

Escrito por rigofa 01-04-2009 en General. Comentarios (0)

Economía y Mercado

EL PROMEDIO BANCARIO SE UBICÓ EN 5,8% EN UI

 

Nueva suba mensual en tasa de los créditos a la vivienda

 

La tasa activa promedio de los créditos a la vivienda otorgados por el sistema bancario en febrero se ubicó en 5,8% anual en Unidades Indexadas (UI), la cifra más elevada por lo menos desde mayo de 2007, cuando el Banco Central (BCU) empezó a divulgar esta información.

En enero, el interés promedio se había ubicado en 5,6% anual en UI, y en diciembre en 5,5%.

También se produjo una suba en el costo de estos créditos en moneda extranjera, que en promedio pasaron de 4% anual en enero a 6,3% en febrero.

En tanto, la tasa de interés en UR tuvo un leve descenso mensual, pasando desde 5,6% en enero a 4,7% en febrero.

Las únicas operaciones en UR corresponden a novaciones de deuda (sustituciones de un deudor por otro) en el Banco Hipotecario, y a financiaciones realizadas por esta entidad de ventas a través de remates.

Más del 70% de los créditos hipotecarios otorgados durante el último año por el sistema bancario estaban nominados en UI, mientras que el resto fueron operaciones en UR, y en menor medida en dólares.

Fuente: EL PAÍS, de Montevideo.

Economía y Mercado-Gasto del consumidor con leve aumento en EE.UU.

Escrito por rigofa 01-04-2009 en General. Comentarios (0)

Economía y Mercado

PESE A QUE HUBO DISMINUCIÓN DE LOS INGRESOS

 

Gasto del consumidor con leve aumento en EE.UU.

 

Los consumidores estadounidenses aumentaron sus gastos en febrero por segundo mes consecutivo pese a que sus ingresos bajaron debido a los continuados recortes de las plantillas laborales.

El Departamento de Comercio informó que el gasto consumidor subió en febrero un 0,2%, como habían pronosticado los economistas, tras hacerlo un 1% en enero. En un principio el gobierno dijo que el aumento de enero fue del 0,6%,

Sin embargo, el informe dijo que los ingresos bajaron en febrero un 0,2%, la cuarta baja en los últimos cinco meses, un reflejo del abultado número de despidos ocasionados por la recesión.

Debido a que los ingresos bajaron y el gasto aumentó, los ahorros personales retrocedieron en febrero al 4,2%.

Los economistas creen que la recesión, la más prolongada en 25 años, hará que los consumidores reduzcan sus gastos y aumenten sus ahorros.

No obstante, ello podría hacer más difícil que el país salga pronto de la recesión ya que el gasto de los consumidores suma el 70% de la actividad económica nacional.

El aumento del gasto en los dos primeros meses del año siguió a seis retrocesos consecutivos entre julio y diciembre.

El gasto de los consumidores en el cuarto trimestre bajó a un ritmo anual del 4,3%, y contribuyó a que la actividad económica se contrajera un 6,3% en ese período.

Muchos economistas creen que el Producto Interno Bruto se contraerá en esa misma proporción en el primer trimestre del presente año y seguirá haciéndolo en el segundo, aunque a un ritmo menor. AP

Fuente: EL PAÍS, de Montevideo.