Liberalismo militante

Venezuela y Argentina-¿Bien de todos o mal de algunos?-Por Mariano Grondona

Escrito por rigofa 31-03-2009 en General. Comentarios (0)

Apuntes

¿Bien de todos o mal de algunos?

Mariano Grondona

En las últimas estrofas del Martín Fierro, José Hernández pide disculpas si ofendió a alguien, ya que su intención no fue escribir "para el mal de ninguno, sino para el bien de todos".

Esta es la traducción criolla de una idea que ha recorrido la historia del pensamiento político desde Aristóteles hasta nuestros días: que los gobernantes deben buscar el "bien común" de los gobernados.

Naturalmente, es más fácil enunciar esta exigente máxima que aplicarla, porque aun a los gobernantes rectos ("puros", diría Aristóteles) les cuesta determinar en cada caso concreto cuál es el bien común de las complejas sociedades que les ha tocado liderar. Que la tarea de encontrar el bien común sea tan difícil no basta, empero, para renunciar a la alta meta moral que sobrevuela la gestión de todo gobierno democrático.

Sean cuales fueren las dificultades que hoy enfrentan los gobiernos dentro y fuera de nuestra región en medio de la crisis económica mundial, está claro que la búsqueda empeñosa del bien común refleja en el fondo la noción de que cada uno de nuestros países es, por encima de sus diferencias internas, una "comunidad", una familia ampliada, y que todos aquellos que buscan lo que tienen "en común" apuntan a preservar su unidad. A sumar, no a dividir.

Podría decirse que la mayoría de los sistemas políticos latinoamericanos de hoy y aún en el tiempo borrascoso de las campañas electorales en las cuales compiten los partidos del gobierno y de la oposición, aspiran a preservar la unidad de nuestras naciones más allá de las bienvenidas discusiones del pluralismo democrático.

Pero hay algunos gobiernos en nuestra región, por fortuna los menos, que en vez de sumar procuran dividir porque, alterando la consagrada fórmula de Aristóteles, no buscan el bien de muchos sino el mal de algunos. ¿De quiénes? De sus enemigos.

Aquellos que compiten en la democracia no son enemigos sino rivales porque reconocen, por encima de sus diferencias, la unidad del bien común. Pero a aquellos gobiernos que procuran dividir en vez de sumar podríamos llamarlos "plebiscitarios" porque su negocio es poner a la comunidad frente al dilema de aprobarlos o rechazarlos. Las únicas opciones de estas supuestas "democracias plebiscitarias" son el "sí" o el "no". Los gobiernos plebiscitarios dividen a sus naciones solamente entre ellos y sus enemigos.

A veces, el método plebiscitario que divide a la nación en dos trincheras es franco y directo. Tal es el caso en la Venezuela de Chávez. Por dos veces, una en diciembre de 2007 y la otra en febrero de este año, Chávez puso al pueblo venezolano en una opción de hierro: darle o negarle la facultad de presentarse a la reelección cuantas veces quisiera. Sí o no. No hubo más opciones.

En 2007, el pueblo le dijo que no. ¿Sería este el fin de Chávez?

No, porque catorce meses después de esta derrota, el presidente venezolano le reiteró la misma pregunta al pueblo y esta vez ganó. Para decirlo en términos futbolísticos, la idea chavista de la democracia es que sólo valen los goles en el arco contrario.

Pero en Venezuela el método tradicional de la democracia, con sus periódicas elecciones de legisladores y de presidente, corre al lado del método plebiscitario, de modo tal que el último recurso que les queda a los opositores es discutirle a Chávez su pretensión reeleccionista en 2013, cuando venza su actual período presidencial.

Otro gobernante "plebiscitario" que tenemos en América Latina es el llamado "ex presidente en ejercicio" Néstor Kirchner.

Su mujer, por lo visto, no cuenta, quien si bien no se anima a presentarse a un plebiscito formal en las próximas elecciones porque según las encuestas sólo lo apoyaría en tal caso un tercio de los argentinos, ha salido en campaña.

Contra sus enemigos, pidiéndole a los votantes que voten por él o contra él; con sus opositores, por otra parte, nunca habla. Salvadas las formas, lo mismo que Chávez.

La presión de Kirchner sobre el electorado no es entonces diferente de la de Chávez y por eso, uno de los íntimos del ex presidente en ejercicio acaba de anunciar que, si Kirchner pierde, tanto él como su esposa abandonarán el gobierno.

Cada cual a su manera, pues, tanto Chávez como Kirchner buscan dividir a la nación entre dos únicas opciones. O ganan o se van.

No es la política.

Es la guerra.

Si Clausewitz escribió que "la guerra es la continuación de la política por otros medios", para Chávez y Kirchner, aunque no lo hayan escrito, la política es la continuación de la guerra por otros medios.

El País Digital

Uruguay-Frentismo en el poder-esiones y cosas peores-Editorial-EL PAÍS, de Montevideo

Escrito por rigofa 30-03-2009 en General. Comentarios (0)

Editorial

Presiones y cosas peores

La falta de respeto por el orden jurídico ha sido uno de los aspectos más negativos de la gestión gubernamental del Frente Amplio. Sería largo enumerar el rosario de violaciones de la Constitución, ilegalidades de todo tipo, entre ellas las muchas que observó sin éxito el Tribunal de Cuentas, y arbitrariedades a granel, que han sido el pan nuestro de cada día durante los cuatro años que ya lleva este gobierno.

Deberá volver a ejercerlo el Partido Nacional, para que la divisa "Defensores de las leyes" vuelva a tener vigencia en las alturas del poder. Pero, en el interín, el desprecio por el Estado de Derecho sigue campeando a lo largo y ancho de esta administración hiper politizada, cuyos jerarcas son devotos de la máxima totalitaria según la cual el fin justifica los medios.

Un ejemplo más -y de los peores- es el de la presión ejercida sobre la Sala de Abogados del Poder Legislativo, en desconocimiento de la independencia técnica de sus integrantes, para que firmaran, contrariando su opinión jurídica, un escrito de allanamiento a la excepción de inconstitucionalidad planteada por la fiscal Mirtha Guianze respecto de la Ley de Caducidad, en un expediente penal. Excepción de la que la Suprema Corte de Justicia, con manifiesto error, dio traslado al Parlamento. Por cuya causa, la Sala entendía, con sobrada razón, que debía oponerse la excepción previa de falta de legitimación activa del Poder Legislativo.

Sin perjuicio de ello, y sobre el fondo del asunto, comunicaron, al Vicepresidente de la República y a uno de los secretarios del Senado, que debía defenderse la constitucionalidad de la ley, ya sostenida ante otra impugnación de ésta, y teniendo en consideración que en dos oportunidades -en 1988 y 2004- la Suprema Corte declaró dicha constitucionalidad.

El señor Nin Novoa negó enfáticamente la presión que se le atribuye haber ejercido. Búsqueda, sin embargo, defendiendo la veracidad de lo que, en sentido contrario, informó en su edición del 19 de marzo, probó que la presión existió. En tal sentido, es concluyente el informe de la Sala de Abogados, de fecha 25 de febrero, publicado por dicho semanario.

También cuestionó, el Vicepresidente de la República, la independencia técnica de sus letrados. Alegó al respecto, en declaraciones públicas, que dicha independencia "es discutible, porque al fin y al cabo son funcionarios públicos y, si bien es cierto que se respeta la independencia técnica, también es verdad que no pueden dejar al Estado en una situación de indefensión, porque son funcionarios públicos precisamente". Es decir que, bien a lo Mujica, como te digo una cosa te digo la otra. Y en una sola frase, además.

El "argumento" de la indefensión es inadmisible, ya que lo que hizo la bancada oficialista, con Nin Novoa al frente, fue no defenderse, es decir allanarse a la pretensión de la fiscal. Quienes querían defender al Poder Legislativo, eran precisamente sus letrados.

Además, la independencia técnica de los funcionarios profesionales que asesoran al Estado es incompatible con el acatamiento de órdenes contrarias a los conocimientos que deben aplicar para actuar en dicha función de asesores del Estado y en ejercicio de su profesión. Cualquiera sea ésta, ya sea la de abogado, escribano, médico, arquitecto o ingeniero. Si ello no es así, el profesional asesor, que por definición debe actuar con independencia técnica, deviene un subordinado más, sujeto a los caprichos o a los fines políticos perseguidos por su jerarca.

Por último, no se crea que este manoseo a que se vieron sometidos los abogados del Parlamento configura un episodio excepcional desde que el Frente Amplio es gobierno. Por el contrario, en otros organismos y reparticiones estatales también se ha presionado y perseguido a sus asesores letrados, a fin de que no dictaminaran con independencia sino de acuerdo a los intereses políticos de sus jerarcas. Algunos de ellos, obtuvieron pases en comisión, de modo de verse libres de esa falta total de respeto. A otros les fue peor. Fueron sumariados por faltas imaginarias. O separados de sus funciones, con o sin previo sumario, so capa de pretextos jurídicos inconscientes.

Pero la persecución no ha sido sólo a los letrados reacios a la genuflexión. También a miles de funcionarios blancos y colorados, víctimas de su condición de tales y de la arbitrariedad de quienes mandan en dependencias frentistas. Penosa situación que se va a acabar el 1° de marzo de 2010.

El País Digital

"Si hay vida desde la concepción, el aborto es matar"-Pedro Bordaberry

Escrito por rigofa 30-03-2009 en General. Comentarios (0)

"Si hay vida desde la concepción, el aborto es matar"

Pedro Bordaberry

El precandidato por Vamos Uruguay está preocupado por el deterioro de la calidad de la educación, afirma que los líderes políticos deben reforzar su credibilidad y aboga por no discriminar a los homosexuales sobre si pueden adoptar o no.

Pablo Melgar

-¿Cree que la sociedad uruguaya asiste a un proceso de deterioro de valores básicos tradicionales o simplemente se trata de los cambios que normalmente se dan por el transcurso del tiempo?xº

-Las dos cosas. Hay cambios por el transcurso del tiempo y hay un deterioro mayor en especial en la calidad educativa. Hay guarismos alarmantes, sólo el 35% de los que empiezan el liceo lo termina; en Dominicana llegan al 90%. Tenemos una Universidad (pública) que ha confundido autonomía que todos queremos con aislación. Tiene que ser autónoma pero no aislada del Uruguay real. Proponemos crear otra universidad pública para que compita con ella.

-¿Qué valores piensa que debe reforzar un liderazgo político en la sociedad?

-Sobre todo la credibilidad, que cuando se dice algo se cumpla. Hace como cuatro campañas municipales que algún candidato promete el tren de la costa y después nunca más nadie habla del tema. Llega el momento de la elección y todo el mundo se pone abierto y moderno y hablan de la marihuana y después no pasa nada.

-¿Qué puede hacer su gobierno por la defensa de la familia?

-Mucho. Sobre todo a nivel educativo, creemos que hay que empezar por restaurar los valores básicos por los cuales el hijo respeta, cuida y valora al padre.

-¿Qué opina del matrimonio homosexual? ¿Es suficiente la ley de unión concubinaria?

-La relación entre dos personas del mismo o distinto sexo ya estaba revelada en el Código Civil. Si usted y yo, sin otra relación que la amistad, vivimos bajo el mismo techo mucho tiempo, generamos determinados derechos desde la época de Tristán Narvaja (1819-1877). Si lo que nos interesa es generar esos derechos y esas obligaciones, hagámoslo. Si lo hacemos desde la trinchera de decir homosexuales si, homosexuales no, estamos tendiendo a dividir y yo creo que hay que unir.

-¿Y de la adopción de parejas homosexuales?

-De vuelta. Está mal enfocado, como si fuera un derecho y no el derecho del niño a ser adoptado por la mejor persona. De lo que hay que hablar es quién es la mejor persona y qué requisitos tiene para adoptar. No necesariamente un matrimonio heterosexual es el mejor siempre. Muchas veces puede haber un matrimonio heterosexual muy avenido pero que sea muy malo porque el hombre es un padre violador o golpeador y no va a ser el mejor para el niño.

-La mayoría de los precandidatos hablan de debatir la legalización de la marihuana ¿Usted qué opina?

-Hay que decir que la droga hace daño, no sólo la marihuana o la pasta base, el cigarrillo es una droga igual que el alcohol. Hay que plantearse que toda droga causa daño. Hay que enfocar cómo combatimos el daño que causa la droga. ¿A partir de la prohibición y el autoritarismo? En algunos casos parecería que sí y en otros que no. Este gobierno ha sido en el combate a la droga el más autoritario de todos. Combatió la droga del cigarrillo con prohibiciones y no con educación. Igual con el alcohol. En el caso de la droga si sólo se libera en Uruguay nos convertimos en un centro internacional de consumo, entonces más gente va a consumir. La legalización es una propuesta de Jorge Batlle de hace casi 10 años, pero él aclaraba que el negocio del narcotráfico es tan redituable porque es prohibido. Si todo el mundo resolviera terminar con la prohibición y combatirla de otra manera sería más eficaz porque el negocio de la droga movería menos dinero.

-¿Cree que hay que liberalizar la venta de mizoprostol para provocar abortos?

-Creo en la vida, siempre, en todo sentido. Creo que si hay vida a partir de la concepción el aborto es matar. Creo que en lugar de plantear temas que nos dividen tendríamos que estar hablando de cómo ayudar a la madre que enfrenta ese momento tan duro para que no lo tenga que enfrentar antes y después de concebir un niño. Esa es mi posición personal; en Vamos Uruguay hay división en este punto.

-La legalización del aborto será objeto de un nuevo debate bajo el próximo gobierno. Si saliera una ley en el Parlamento ¿la vetará? ¿Cree que es un tema a plebiscitar?

-Sí, la vetaría. Que se plebiscite, eso y todo lo que se pueda. Nunca voy a pensar en limitar las consultas a la gente.

-¿Cree que hay que regular y limitar la actuación de los contratistas en el fútbol?

-Habría que regular esa actividad. Hoy en día uno habla del "Morro" García o de Ramis pero vaya al litoral, va a encontrar contratistas argentinos llevándose niños a Buenos Aires a cambio de un televisor.

El País Digital

Argentina-Justicia-Proponen derogar calumnias e injurias-Por Paz Rodríguez Niell

Escrito por rigofa 30-03-2009 en General. Comentarios (0)

Cambios en la Justicia

Proponen derogar calumnias e injurias

Con amplio apoyo, avanza un proyecto en el Congreso para eliminarlas del Código Penal

Domingo 29 de marzo de 2009 |

Paz Rodríguez Niell
LA NACION

Las calumnias y las injurias están cada vez más cerca de desaparecer del Código Penal. La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le advirtió el año pasado a la Argentina que estos delitos, tal como están redactados, atentan contra la libertad de expresión, y se acaba de presentar un proyecto en el Congreso que propone derogarlos.

La iniciativa, redactada por la diputada de la Coalición Cívica Marcela Rodríguez, fue firmada por 13 legisladores de diferentes bloques, incluido el oficialismo.

La idea es derogar del Código Penal el título de los "delitos contra el honor", que hoy tienen penas de prisión, y derivar al fuero civil "todos los conflictos que afecten la dignidad, autoestima o reputación de las personas". De este modo, la forma de reparar el daño ya no sería la cárcel del ofensor, sino una indemnización o la retractación o rectificación pública.

"La justicia penal está lo suficientemente colapsada. Debe utilizarse para aquellos casos graves y no para que los funcionarios intimiden a quienes los critican", dijo Rodríguez, que explicó que rara vez quien recurre a la justicia penal por un caso de calumnias e injurias espera que el imputado vaya preso. "En general, la amenaza penal tiene por función intimidar y es utilizada, en la mayoría de los casos que involucran a funcionarios, para amedrentar a críticos y periodistas", sostuvo.

De acuerdo con las estadísticas de la Dirección Nacional de Política Criminal, del Ministerio de Justicia, en 2007 se registraron en todo el país "624 hechos delictuosos" y sólo 23 condenas, que en general son multas o prisiones en suspenso.

Una sentencia de prisión en suspenso fue la que motivó el fallo de la CIDH contra la Argentina de mayo de 2008. Fue en el caso de Eduardo Kimel, condenado por haber criticado la actuación de un juez en un caso de crímenes de la última dictadura. La comisión resolvió por unanimidad indemnizar a Kimel y dejar sin efecto la sentencia en su contra. Además, dijo que la Argentina debía adecuar en un plazo razonable su derecho para que no se viera afectada la libertad de expresión.

Derivación a otro fuero

Los impulsores del nuevo proyecto de ley advirtieron, no obstante, que no dejarán sin protección a la población frente a las agresiones verbales o las campañas difamatorias. La propuesta es derivar este tipo de conflictos al fuero civil, que es donde hoy se resuelven, por ejemplo, las afectaciones a la intimidad, que no tienen sanciones penales.

En cuanto a los funcionarios públicos, el proyecto explica que la idea es receptar legislativamente la doctrina de la "real malicia" elaborada por la Corte Suprema de los Estados Unidos y adoptada por el máximo tribunal argentino.

Esta teoría supone que aquellos sujetos vinculados al interés público deben tolerar un grado mayor de crítica y, por eso, los funcionarios, en lo que respecta a su actuación pública, sólo pueden exigir indemnización o retractación si acreditan que quien los ofendió obró con mala fe o manifiesta falta de diligencia.

Entre los diputados que suscribieron el proyecto de derogación de las calumnias e injurias están los kirchneristas Diana Conti y Héctor Recalde, los radicales Pedro Azcoiti y Rubén Lanceta, Laura Sesma (Partido Socialista), Vilma Ibarra (Encuentro Popular y Social) y Fernando Sánchez (CC).

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.

Economía-Crisis-G-20-A la espera del liderazgo de Obama-Por Roberto Bouzas

Escrito por rigofa 30-03-2009 en General. Comentarios (0)

Opinión

A la espera del liderazgo de Obama

Roberto Bouzas
Para LA NACION

Domingo 29 de marzo de 2009 |

Se ha escrito mucho sobre la próxima reunión del G-20 y las diferencias entre los principales protagonistas. Mientras que la administración Obama insiste en alcanzar compromisos de estímulo a la demanda agregada, varios gobiernos europeos prefieren fortalecer los mecanismos de supervisión financiera.

China, por su lado, ha respaldado la reforma del sistema monetario internacional y propuesto la creación de una moneda que reemplace el dólar. Otros países en desarrollo, como la Argentina y Brasil, también demandan una reforma de la arquitectura financiera internacional. Esta lista de propuestas sugiere que los resultados de la próxima reunión de Londres dejarán insatisfechos a más de uno. En este contexto, la pregunta clave es si los jefes de Estado conseguirán abordar con éxito los temas que requieren acción prioritaria.

Más allá de las diferencias de contenido, la mayoría de las propuestas tienen sentido. La economía mundial necesita una inyección coordinada de expansión fiscal. También es necesario diseñar nuevos principios e instrumentos de control y supervisión del sector financiero que desestimulen el tipo de innovaciones que aumentaron su fragilidad. La reforma de la arquitectura financiera internacional también tiene sentido, como lo demuestra el hecho de que ha estado intermitentemente en la agenda pública por décadas.

Esta larga lista de asuntos plantea dos preguntas. La primera es si es técnicamente posible abarcar una agenda tan amplia con eficacia. La segunda es si es políticamente factible que esa agenda se materialice.

La respuesta a la primera pregunta parecería ser negativa. La reforma del sistema de supervisión financiera, la eliminación de los paraísos fiscales y la construcción de una nueva arquitectura financiera internacional son medidas necesarias. Pero es aún más urgente contener el colapso bancario, la espiral proteccionista y las tendencias recesivas que agobian a la economía mundial. En algunos de estos temas se han tomado iniciativas, pero son necesarias respuestas más decisivas. La energía política de la reunión de Londres debería ponerse allí.

En particular, en materia de comercio se ha hecho muy poco. Evitar la espiral proteccionista es un prerrequisito para dar respuestas constructivas en otras áreas. Esto requeriría que la Organización Mundial de Comercio (OMC) cumpliera su papel de contener el proteccionismo y que la Ronda de Doha se concluyera rápidamente. Si no consigue hacerse esto, es difícil imaginar cómo podrán darse respuestas en otras áreas aún más complejas de política global.

Lamentablemente, la respuesta a la segunda pregunta también parece negativa. Alcanzar consenso en temas tan diversos entre un grupo tan heterogéneo de países será una tarea casi imposible. Ese consenso tampoco existe entre actores clave como Estados Unidos y los principales miembros de la Unión Europea (UE).

La resolución de los problemas de coordinación que plantea una agenda acotada a lo más urgente requiere un actor con capacidad de iniciativa y liderazgo. A pesar de sus progresos, la UE está lejos de poder ofrecer algo en esa materia. Los países emergentes son aún demasiado pequeños y arrastran cargas internas demasiado pesadas como para asumir ese rol. Esto nos deja un único candidato: Estados Unidos. Antes y después de Londres seguirán siendo clave lo que ocurra en Washington y la capacidad de la administración Obama de tomar decisiones correctas y proveer de liderazgo en temas clave.

Probablemente no es el mejor de los mundos, pero es el que más se acerca a la realidad.

El autor es director académico de la Maestría en Relaciones y Negociaciones Internacionales (Flacso-San Andrés).

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.