Liberalismo militante

Reunion

20050929-Argentina-Falsificación de la memoria colectiva-Por Mariano Grondona

Escrito por rigofa 10-04-2011 en General. Comentarios (4)
Falsificación de la memoria colectiva
Domingo 25 de septiembre de 2005

Desde su origen indoeuropeo, la palabra memoria está ligada a la idea de "tener una parte" de lo que pasó. Cuando recordamos algo, lo retenemos en el presente, salvándolo del pasado. Pero la memoria no es neutral, porque el presente se pronuncia sobre el pasado, emite un juicio acerca de él, elogiándolo o censurándolo. De ahí que la palabra griega para "memoria", smer, esté ligada con Moira, la diosa encargada de las retribuciones, que premia o castiga a los mortales según el recuerdo de sus acciones.
Que la memoria es la facultad de recoger con espíritu crítico las acciones del pasado se vuelve aún más evidente en el verbo latino que a ella corresponde, merere, que significa "recibir lo que nos toca" como si fuera una herencia, con lo bueno y lo malo que hay en ella. Así hablamos de la "memoria y balance" de una empresa. De merere surgen palabras como "merecer" y "desmerecer", "mérito" y "demérito".
Los hechos del pasado no nos dejan indiferentes: los conservamos y los juzgamos. Así es como la memoria de lo que fuimos pasa a formar parte de lo que somos. Modificarla es modificarnos.
La memoria colectiva
La memoria ocupa un lugar eminente en la vida "presente" de los individuos y de las naciones. Pero en el plano individual, nadie tiene por qué ofrecernos la memoria, porque ella está delante de nosotros sin intermediarios, como un capítulo irrenunciable de lo que hemos vivido. En el plano colectivo, en cambio, nuestra memoria desborda lo que cada uno de nosotros vivió para convertirse en una tradición, en una botella que lanzaron al mar nuestros antepasados. Ninguno de los que ahora vivimos asistió a las agitadas asambleas de la Semana de Mayo.
¿Cómo nos conectamos con esta otra memoria ya no personal sino colectiva, cuyo contenido excede los límites de nuestra experiencia? A través de los historiadores. Son ellos quienes, indagando en los archivos, nos dicen lo que pasó sin que ni ellos ni nosotros lo hayamos experimentado.
Pasa aquí algo similar a la relación entre el periodismo y sus lectores. Muy pocos entre nosotros han experimentado el huracán Katrina. ¿Cómo sabemos de su furia y sus estragos? A través de esos testigos privilegiados de la realidad que son los periodistas. Si ellos se pusieran de acuerdo para engañarnos, quedaríamos a oscuras.
Así como el periodista, con sus crónicas, es el nexo entre nosotros y lo que pasa más allá de nosotros, del mismo modo el historiador, con sus investigaciones, es aquel que nos conecta con Moreno o San Martín, con Mitre o Sarmiento. Y así como de la tarea mediadora del periodista extraemos nuestra composición de lugar sobre lo que está pasando lejos de nosotros en el espacio, de la tarea mediadora del historiador resulta nuestra composición de lugar sobre lo que pasó lejos de nosotros en el tiempo. Pero el contenido de la memoria colectiva es igualmente vital para nosotros que la lectura cotidiana de los diarios, porque nos conecta nada menos que con nuestras raíces. Es decir, con nosotros mismos. Si el periodista falla en la tarea de conectarnos con lo que pasa, quedamos huérfanos de nuestra circunstancia. Si el historiador falla en la tarea de conectarnos con lo que pasó, quedamos huérfanos de nuestras raíces. Dejamos de asemejarnos a los árboles para convertirnos, simplemente, en pajas voladoras.
Todas las historias
La memoria, decíamos, no es neutral. Alaba o condena. ¿Pueden entonces los historiadores ser "objetivos"?
Habría que distinguir entre dos tipos de historiadores. El primero de ellos es el de los historiadores profesionales, aquellos que han hecho de la investigación histórica una vocación de base universitaria. Tampoco el historiador profesional puede librarse enteramente de sus inclinaciones personales, pero su subjetividad se desarrolla en medio de una disciplina que le exige, como a cualquier investigador, pruebas alcanzadas a través de severos estudios.
Los argentinos hemos podido leer a los más diversos historiadores profesionales. Al igual que los científicos, los historiadores han atravesado una serie de etapas según fuera el paradigma que los guiaba. Si disentían, era porque uno se subía sobre los hombros del otro para mirar más lejos.
Podría decirse en tal sentido que la historiografía argentina atravesó una etapa "liberal" a la que sucedió una etapa "revisionista", pero no por ello improvisada. Del debate entre estas dos generaciones de historiadores profesionales surgió después una escuela contemporánea que procura reconciliar sus visiones y cuya obra puede leerse en los García Belsunce, Floria, Botana, Luna, los dos Gallo, Cortés Conde o García Hamilton de nuestros días, sin que de esta vía dialéctica, con su consabida sucesión de tesis, antítesis y síntesis, haya dejado de resultar el enriquecimiento de nuestra memoria colectiva.
En un artículo que publicó el domingo último LA NACION con el título de "Los usos de la memoria", Bartolomé de Vedia ha llamado la atención sobre la alteración que podría estar sufriendo, hoy, nuestra memoria colectiva. Pero la alteración a la que estaríamos asistiendo no cuenta con un sólido respaldo universitario. Al segundo tipo de historiadores que la promueven, los historiadores improvisados, pertenece una serie de libros de amplia venta que, enfatizando lo espectacular o lo ideológico por delante de lo investigado, explotan el desconocimiento histórico de sus lectores ofreciéndoles una visión demagógica y maniquea de nuestro pasado.
La técnica de los historiadores improvisados no consiste en indagar rigurosamente el pasado según fue vivido por los protagonistas, sino en describirlo livianamente como si fuera el reflejo hacia atrás de sus propias concepciones ideológicas. Roca, por ejemplo, ¿no conquistó el desierto y nos dio la Patagonia? No, dicen los historiadores improvisados. Roca fue un genocida como los represores de los años setenta. ¿No era después de todo un militar? Así es como deforman la memoria colectiva, al no conectarla con los problemas de ayer, sino con las proclamas de hoy.
Algunos, sin embargo, hemos vivido tramos del pasado reciente, como los años setenta y hasta los años cincuenta, para advertir el engaño de la "media memoria" que los historiadores improvisados pretenden imponernos. ¿Tendrán los jóvenes nuestros mismos anticuerpos contra esta manipulación de la historia que no vivieron? Son ellos quienes más absorben las deformaciones de una lectura simplista y pueril. Es sobre ellos que se precipita, hasta en las lecturas escolares, el diluvio de las ideologías que se disfrazan con el ropaje de la historia.
Estamos asistiendo a una campaña formidable para alterar nuestra memoria colectiva, no sobre la base de nuevas y profundas investigaciones, sino mediante el procedimiento elemental de proyectar hacia atrás las parcialidades ideológicas de hoy, asignando arbitrariamente a nuestros antepasados culpas o virtudes con las que, como habitantes de otro tiempo, ni siquiera soñaron. Esta es la agresión retrospectiva del presente contra el pasado que hoy se lanza a costa de la ingenuidad de nuestros jóvenes. Pero la memoria colectiva de los jóvenes argentinos es demasiado importante para dejarla en manos de los historiadores improvisados.
Por Mariano Grondona

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.


Una noche de furia y rencores en la asamblea de Gualeguaychú

Escrito por rigofa 02-02-2009 en General. Comentarios (0)

Una noche de furia y rencores en la asamblea de Gualeguaychú

Los insultos a la prensa dominaron la reunión en que se votó el nuevo corte

Viernes 16 de enero de 2009 |

GUALEGUAYCHU (De un enviado especial).- Juan Veronesi se acercó para gritar de más cerca. "¡Ustedes son una mierda! ¡Una reverenda mierda!", se exasperó el ambientalista, cara a cara con LA NACION. Al rato tomó el micrófono: "¡No le voy a permitir a tu diario que mienta y diga que Botnia no contamina! ¡Solamente los ignorantes o los corruptos dicen eso!". El grito provocó aplausos cerrados para el orador y abucheos e insultos para el cronista. "¡Traidores!", se oyó, entre otros insultos.

Fue el momento más efusivo del último encuentro de los asambleístas de Gualeguaychú, anteanoche, en el cual unas 70 personas resolvieron bloquear la ruta 135 en Colón.

De ese tema, sin embargo, se habló poco, al principio y al final de la reunión. El resto fue un largo debate, centrado en dos obsesiones: el cuestionamiento a los periodistas y la discusión de pedidos especiales de gente que quiere cruzar la ruta a la altura del corte de Arroyo Verde.

A las 21.30, el coordinador Roberto Machesini inició la asamblea con una mención a la prensa: "Informo que están acá un periodista y un fotógrafo del diario LA NACION". Dos señoras se pusieron nerviosas. "¿Algún día van a contar la verdad?", preguntó una. Un hombre se acercó, molesto por los flashes: "Ustedes, la verdad, son de lo peor".

Mientras tanto, la asamblea debatía si autorizaba a Jorge Fritzler a comunicar por televisión el día y la hora del bloqueo en Colón. "Si lo decimos, nos contradecimos con lo que pensamos", gritó uno. La propuesta se rechazó enseguida.

Fritzler es uno de los máximos referentes de la Comisión de Acción, el grupo reducido que decide cómo y cuándo se hacen las protestas. Tienen "votos de confianza": lo que deciden se ejecuta. Es la comisión más importante, por encima de la de merchandising, que recauda fondos.

Mientras llamaban a Fritzler por teléfono, el secretario interino, José Pouler, leía en voz alta correos electrónicos con peticiones a la asamblea. Hubo muchos pedidos periodísticos, que en buena parte fueron rechazados con críticas. En la asamblea, la mayoría considera que los medios nacionales "tienen intereses", "están en contra de la lucha" y "son funcionales" al Gobierno. "¡Exijo que digan la verdad! -gritó Veronesi a LA NACION, incentivado por gritos y aplausos-. Ustedes son los grandes responsables de lo que está pasando."

Lo que quedó de tiempo fue dedicado a debatir la otra obsesión: los pedidos de paso. Hubo varios de clubes deportivos, que se discutieron con vehemencia. "¿Estos chicos colaboran con el corte?", se quejó la señora que antes había criticado a los periodistas. "¡Son de Gualeguaychú!", justificó uno. "¡No importa! ¡No podemos arrugar ahora!", respondió otro. Hubo que votar tres veces. Ganó la postura de dejarlos pasar: 38 a 24.

Al final se abrió la lista de oradores. Hubo críticas a Tabaré Vázquez, se autorizó un festival en el corte y se organizó un viaje a Buenos Aires para planificar más protestas. Mientras tanto, los vecinos que rodeaban a LA NACION seguían con las quejas. "No anotes, total vas a poner lo que quieras", increpó una. "¿Por qué no traen periodistas de verdad?", dijo otra.

A las 22.56 terminó la reunión. Sobre el final se volvió a mencionar el corte de ruta. "¿Aprobamos que la Comisión de Acción redacte un comunicado para anunciar la fecha de la acción prevista?" El sí fue unánime. Estaba decidido de antemano.

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.

Un nuevo equilibrio mundial-Por Mark Landler

Escrito por rigofa 27-01-2009 en General. Comentarios (0)

El escenario

Un nuevo equilibrio mundial

Mark Landler

The New York Times

Sábado 15 de noviembre de 2008 |

NUEVA YORK. No está claro cuánto podrán lograr los líderes mundiales que se reúnen con el presidente saliente de los Estados Unidos para debatir el rápido avance de la crisis financiera.

Pero este fin de semana la reunión cumbre del G-20 puede llegar a esclarecer una cosa: hasta qué punto la crisis está cambiando el mapa económico al tornar obsoleto el viejo club de potencias occidentales que dieron forma a los pilares del mundo post Segunda Guerra Mundial en una conferencia realizada en Bretton Woods.

Aunque Nicolas Sarkozy, jefe de Estado de Francia, fue quien propuso esta cumbre, y el presidente George W. Bush accedió a actuar como anfitrión; el país más importante en una reunión que algunos han denominado Bretton Woods II puede llegar a ser China.

Con cerca de dos billones de dólares de reservas en divisas extranjeras y una economía que sigue creciendo, aunque más lentamente desde que se desencadenó la crisis, China es una de las pocas naciones participantes que posee los medios necesarios para auxiliar a los países en dificultades, ya sea directamente o dando mayor liquidez al FMI para permitirle hacer más préstamos de emergencia.

Lo mismo ocurre con Arabia Saudita, único productor de petróleo del Golfo Pérsico que asiste a la cumbre. El primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown, ya le ha solicitado al rico reino árabe dinero para apuntalar al FMI.

"El G-7 fue básicamente formado por los países industriales más importantes del siglo XX", dijo Zbigniew Brzezinski, ex asesor de seguridad nacional del presidente Jimmy Carter.

"Pero necesitamos algo más que unos pocos actores clave en esta reunión. Hay que comprometer a otros participantes."

Algunos de esos otros participantes -desde la Argentina hasta Australia- han sido duramente afectados por la crisis. Muchos han padecido escasez de dinero dado que los inversores occidentales retiraron sus capitales de los mercados emergentes para poder cubrir sus pérdidas domésticas.

Para algunos países, como Corea del Sur, es una fea repetición de la crisis financiera asiática de hace una década, salvo que, esta vez, sus gobiernos han optado por políticas económicas responsables y mercados financieros abiertos.

Qué exigencias plantearán en Washington estos países es una de las más importantes preguntas sin respuesta. "¿Los europeos o los chinos aprovecharán este interregno de los Estados Unidos para establecer el tono de las futuras regulaciones financieras?", preguntó Simon Johnson, economista del Instituto Tecnológico de Massachusetts y ex economista principal del FMI. Los europeos tienen una larga lista de medidas elaboradas para impedir la recurrencia de la crisis, incluidos los límites al salario de los ejecutivos y una intensa supervisión de bancos, fondos de cobertura y agencias de cuantificación de riesgo crediticio. También quieren coordinar las regulaciones financieras entre países, tal vez por medio de instituciones colegiadas de supervisión o de un consejo regulador global, que podría alojarse dentro del FMI.

La administración Bush dijo que se resistiría a cualquier intento de crear agencias regulatorias con autoridad sobre todos los países, un tema que los franceses han planteado.

Se opone a la regulación de los fondos de cobertura, que han propuesto los alemanes. Y no tiene ningún entusiasmo por reforzar los recursos del FMI, tal como han propuesto los británicos.

En consecuencia, es poco probable que el comunicado emitido al final de la cumbre incluya algo más que el compromiso general a establecer una regulación más sólida y mayor coordinación entre los países, según expresaron algunos funcionarios.

Traducción: Mirta Rosenberg

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.

El PS francés proclama líder a Aubry por 102 votos sobre Royal

Escrito por rigofa 28-12-2008 en General. Comentarios (0)

26/11/2008  RENOVACIÓN EN EL SOCIALISMO EN FRANCIA

El PS francés proclama líder a Aubry por 102 votos sobre Royal

 

.        • Los partidarios de la derrotada reclamaron sin éxito una nueva votación

MÁS INFORMACIÓN

.                            Reunión tranquila tras varios días de enfrentamientos y de clima eléctrico

JOSÉ A. SOROLLA

PARÍS

Después de semanas de psicodrama, el Partido Socialista francés (PS) celebró ayer la ceremonia destinada a cerrar la crisis. El consejo nacional del partido proclamó primera secretaria a Martine Aubry por 102 votos de diferencia, 60 más que el resultado oficial de la segunda vuelta de la votación celebrada el viernes. Las heridas son, sin embargo, tan profundas que será muy difícil recomponer una fuerza política partida en dos. En su primer discurso, Aubry tendió la mano a Ségolène Royal, cuyos partidarios acababan de reclamar de nuevo repetir la votación.
El resultado no fue ninguna sorpresa porque el consejo nacional reproduce la correlación de fuerzas reflejada en las mociones votadas antes del congreso de Reims. La moción de Royal era mayoritaria, pero solo con el 29,08%. Las otras tres, unidas todas contra ella, representan un 68,08%. El consejo nacional está compuesto por 306 miembros (204 elegidos en el congreso más los 102 secretarios federales).

MANO ALZADA
En la votación de ayer a mano alzada, mostrando las acreditaciones de color rojo con las que habían accedido a la Maison de la Mutualité, participaron, sin embargo, solo 237 miembros. De ellos, 159 aprobaron el informe sobre el recuento de votos, 76 votaron en contra y hubo dos abstenciones. El informe, elaborado "sin consenso" por una comisión con representantes de los dos bandos enfrentados, dio la victoria a Aubry por 67.451 votos frente a los 67.349 de Royal.
Antes de la votación, dos representantes de Royal, el senador David Assouline y el eurodiputado Vincent Peillon, pidieron al consejo nacional, sin ninguna esperanza, la repetición de la votación de los militantes. Tras elogiar la democracia interna del partido, tan alejada de las prácticas de la derecha, Assouline dijo que "la única solución es ir más lejos en la democracia" y repetir la votación. "Esta decisión no es aritmética ni jurídica (...), es política y es precipitada", señaló Peillon, quien advirtió de que "para que se haga la unidad, para que haya legitimidad, es necesario que el voto se ejerza sin dudas, sin sospechas".

RENOVACIÓN
Una vez proclamada, Aubry se dirigió al consejo nacional y sus primeras palabras las dedicó a Royal. "Mi primer deber, si ella acepta, es encontrarme con Ségolène y decirle que yo he escuchado, como tú, lo que quieren los militantes (...) Queremos reencontrar la izquierda", afirmó Aubry. "Vamos juntas a ganar para los franceses", añadió, y alertó a la derecha de que "el Partido Socialista ha vuelto". La nueva dirigente prometió que sus tres divisas en el partido serán: unidad, renovación profunda y trabajo para luchar contra el liberalismo y las desigualdades.
Fuera de la sala, Royal hizo una declaración en la que, sin reconocer de forma explícita la victoria de Aubry, dijo que "es la hora de la unidad" y que se constituiría en una "fuerza de transformación" dentro del partido. Sin embargo, dos de sus hombres, Jean-Louis Bianco y Manuel Valls, volvieron a anunciar que recurrirán ante la justicia.

26/11/2008  RENOVACIÓN EN EL SOCIALISMO EN FRANCIA

Reunión tranquila tras varios días de enfrentamientos y de clima eléctrico

 

MÁS INFORMACIÓN

.                            El PS francés proclama líder a Aubry por 102 votos sobre Royal

EL PERIÓDICO

Después de la tempestad, llegó la calma. El consejo nacional del PS se desarrolló con divergencias, pero con respeto. Aplausos protocolarios, sin excesos, ningún abucheo, besos y saludos entre militantes de diferentes bandos. Nada que ver con los odios, las amenazas y las descalificaciones de los últimos días, ni con el ambiente eléctrico en el que transcurrió el congreso de Reims, con ovaciones cruzadas, pataleos, pitadas y abucheos de una parte de la sala contra otra, según la tendencia de quien subía a la tribuna.

A la salida, tras apenas una hora de reunión, una veintena de personas exhibían carteles con la leyenda: "Los militantes piden una nueva votación". Pero ni siquiera gritaban. Solo pedían, en silencio, un imposible.

Fuente: EL PERIÓDICO,  de Catalunya, España.