Liberalismo militante

TRINIDAD

20050929-Argentina-Falsificación de la memoria colectiva-Por Mariano Grondona

Escrito por rigofa 10-04-2011 en General. Comentarios (4)
Falsificación de la memoria colectiva
Domingo 25 de septiembre de 2005

Desde su origen indoeuropeo, la palabra memoria está ligada a la idea de "tener una parte" de lo que pasó. Cuando recordamos algo, lo retenemos en el presente, salvándolo del pasado. Pero la memoria no es neutral, porque el presente se pronuncia sobre el pasado, emite un juicio acerca de él, elogiándolo o censurándolo. De ahí que la palabra griega para "memoria", smer, esté ligada con Moira, la diosa encargada de las retribuciones, que premia o castiga a los mortales según el recuerdo de sus acciones.
Que la memoria es la facultad de recoger con espíritu crítico las acciones del pasado se vuelve aún más evidente en el verbo latino que a ella corresponde, merere, que significa "recibir lo que nos toca" como si fuera una herencia, con lo bueno y lo malo que hay en ella. Así hablamos de la "memoria y balance" de una empresa. De merere surgen palabras como "merecer" y "desmerecer", "mérito" y "demérito".
Los hechos del pasado no nos dejan indiferentes: los conservamos y los juzgamos. Así es como la memoria de lo que fuimos pasa a formar parte de lo que somos. Modificarla es modificarnos.
La memoria colectiva
La memoria ocupa un lugar eminente en la vida "presente" de los individuos y de las naciones. Pero en el plano individual, nadie tiene por qué ofrecernos la memoria, porque ella está delante de nosotros sin intermediarios, como un capítulo irrenunciable de lo que hemos vivido. En el plano colectivo, en cambio, nuestra memoria desborda lo que cada uno de nosotros vivió para convertirse en una tradición, en una botella que lanzaron al mar nuestros antepasados. Ninguno de los que ahora vivimos asistió a las agitadas asambleas de la Semana de Mayo.
¿Cómo nos conectamos con esta otra memoria ya no personal sino colectiva, cuyo contenido excede los límites de nuestra experiencia? A través de los historiadores. Son ellos quienes, indagando en los archivos, nos dicen lo que pasó sin que ni ellos ni nosotros lo hayamos experimentado.
Pasa aquí algo similar a la relación entre el periodismo y sus lectores. Muy pocos entre nosotros han experimentado el huracán Katrina. ¿Cómo sabemos de su furia y sus estragos? A través de esos testigos privilegiados de la realidad que son los periodistas. Si ellos se pusieran de acuerdo para engañarnos, quedaríamos a oscuras.
Así como el periodista, con sus crónicas, es el nexo entre nosotros y lo que pasa más allá de nosotros, del mismo modo el historiador, con sus investigaciones, es aquel que nos conecta con Moreno o San Martín, con Mitre o Sarmiento. Y así como de la tarea mediadora del periodista extraemos nuestra composición de lugar sobre lo que está pasando lejos de nosotros en el espacio, de la tarea mediadora del historiador resulta nuestra composición de lugar sobre lo que pasó lejos de nosotros en el tiempo. Pero el contenido de la memoria colectiva es igualmente vital para nosotros que la lectura cotidiana de los diarios, porque nos conecta nada menos que con nuestras raíces. Es decir, con nosotros mismos. Si el periodista falla en la tarea de conectarnos con lo que pasa, quedamos huérfanos de nuestra circunstancia. Si el historiador falla en la tarea de conectarnos con lo que pasó, quedamos huérfanos de nuestras raíces. Dejamos de asemejarnos a los árboles para convertirnos, simplemente, en pajas voladoras.
Todas las historias
La memoria, decíamos, no es neutral. Alaba o condena. ¿Pueden entonces los historiadores ser "objetivos"?
Habría que distinguir entre dos tipos de historiadores. El primero de ellos es el de los historiadores profesionales, aquellos que han hecho de la investigación histórica una vocación de base universitaria. Tampoco el historiador profesional puede librarse enteramente de sus inclinaciones personales, pero su subjetividad se desarrolla en medio de una disciplina que le exige, como a cualquier investigador, pruebas alcanzadas a través de severos estudios.
Los argentinos hemos podido leer a los más diversos historiadores profesionales. Al igual que los científicos, los historiadores han atravesado una serie de etapas según fuera el paradigma que los guiaba. Si disentían, era porque uno se subía sobre los hombros del otro para mirar más lejos.
Podría decirse en tal sentido que la historiografía argentina atravesó una etapa "liberal" a la que sucedió una etapa "revisionista", pero no por ello improvisada. Del debate entre estas dos generaciones de historiadores profesionales surgió después una escuela contemporánea que procura reconciliar sus visiones y cuya obra puede leerse en los García Belsunce, Floria, Botana, Luna, los dos Gallo, Cortés Conde o García Hamilton de nuestros días, sin que de esta vía dialéctica, con su consabida sucesión de tesis, antítesis y síntesis, haya dejado de resultar el enriquecimiento de nuestra memoria colectiva.
En un artículo que publicó el domingo último LA NACION con el título de "Los usos de la memoria", Bartolomé de Vedia ha llamado la atención sobre la alteración que podría estar sufriendo, hoy, nuestra memoria colectiva. Pero la alteración a la que estaríamos asistiendo no cuenta con un sólido respaldo universitario. Al segundo tipo de historiadores que la promueven, los historiadores improvisados, pertenece una serie de libros de amplia venta que, enfatizando lo espectacular o lo ideológico por delante de lo investigado, explotan el desconocimiento histórico de sus lectores ofreciéndoles una visión demagógica y maniquea de nuestro pasado.
La técnica de los historiadores improvisados no consiste en indagar rigurosamente el pasado según fue vivido por los protagonistas, sino en describirlo livianamente como si fuera el reflejo hacia atrás de sus propias concepciones ideológicas. Roca, por ejemplo, ¿no conquistó el desierto y nos dio la Patagonia? No, dicen los historiadores improvisados. Roca fue un genocida como los represores de los años setenta. ¿No era después de todo un militar? Así es como deforman la memoria colectiva, al no conectarla con los problemas de ayer, sino con las proclamas de hoy.
Algunos, sin embargo, hemos vivido tramos del pasado reciente, como los años setenta y hasta los años cincuenta, para advertir el engaño de la "media memoria" que los historiadores improvisados pretenden imponernos. ¿Tendrán los jóvenes nuestros mismos anticuerpos contra esta manipulación de la historia que no vivieron? Son ellos quienes más absorben las deformaciones de una lectura simplista y pueril. Es sobre ellos que se precipita, hasta en las lecturas escolares, el diluvio de las ideologías que se disfrazan con el ropaje de la historia.
Estamos asistiendo a una campaña formidable para alterar nuestra memoria colectiva, no sobre la base de nuevas y profundas investigaciones, sino mediante el procedimiento elemental de proyectar hacia atrás las parcialidades ideológicas de hoy, asignando arbitrariamente a nuestros antepasados culpas o virtudes con las que, como habitantes de otro tiempo, ni siquiera soñaron. Esta es la agresión retrospectiva del presente contra el pasado que hoy se lanza a costa de la ingenuidad de nuestros jóvenes. Pero la memoria colectiva de los jóvenes argentinos es demasiado importante para dejarla en manos de los historiadores improvisados.
Por Mariano Grondona

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.


Uruguay-INFORME: ZONAS FRANCAS-Un negocio rendidor que quiere seguir creciendo

Escrito por rigofa 22-02-2009 en General. Comentarios (0)

INFORME: ZONAS FRANCAS, EXPANSIÓN + EL SECTOR EMPLEA A 10.000 PERSONAS
Un negocio rendidor que quiere seguir creciendo
Contexto. La crisis internacional representa una oportunidad para las zonas francas locales que saldrán a buscar nuevos negocios

POR ADRIANA TRINIDAD ATRINIDAD@OBSERVADOR.COM.UY
Amparadas en la Ley 15.921 del año 1987, las zonas francas siguen siendo un negocio en expansión que al año 2007 aportaron el 3,5% del PBI del país, al facturar unos US$ 751 millones sin tener en cuenta la actividad en Botnia, que en aquel entonces era incipiente.

Las expectativas de crecimiento están estrechamente ligadas a la crisis internacional, la que es vista como una oportunidad para que más empresas extranjeras resuelvan tercerizar servicios o sencillamente instalarse en el país buscando bajar costos.

Dos ejemplos hablan a las claras de los objetivos de expansión de los explotadores de zonas francas: por un lado Zonamérica se dispone a ampliar sus instalaciones invirtiendo más de US$ 20 millones, y por otro lado en diciembre estaría operativa Aguada Park, la nueva zona franca enfocada a captar empresas de servicios (ver despiece en la página siguiente).

Según datos del último censo sobre zonas francas, realizado en 2006 por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), desde las 11 zonas francas establecidas en el país se realizan actividades variadas vinculadas a la industria, la construcción, el comercio, la comunicación, la eliminación de desperdicios y los servicios financieros.

En cuanto a puestos de trabajo, hoy el sector emplea a alrededor de 10.000 personas.

crecimiento esperado

Los explotadores y usuarios nucleados en la Cámara de Zonas Francas de Uruguay (CZFUY) alientan expectativas de crecimiento basados en que las oportunidades de negocios para parques industriales y zonas francas abocados a brindar servicios internacionales se duplicaron entre 2004 y 2007. Los segmentos de mayor crecimiento fueron la subcontratación de procesos empresariales a distancia (Bussines Process Outsourcing o BPO), y los servicios KPO (Knowledge Process Outsourcing), es decir, la subcontratación de procesos de desarrollo de conocimientos. Por ejemplo, una empresa de Estados Unidos que encarga a una firma de biotecnología uruguaya la realización de tareas de investigación y desarrollo.

Entre 2004 y 2007 también creció 44% el segmento de servicios ITO que son aquellas empresas internacionales que subcontratan el desarrollo de software. Un ejemplo sería la firma india Tata en Zonamérica.

En vista de este crecimiento, las autoridades de la CZFUY ven con los mejores ojos los viajes que el presidente Tabaré Vázquez piensa hacer este año a China, India y Costa Rica. El secretario ejecutivo de la Cámara, Juan Opertti, explicó a Café & Negocios que la idea es viajar junto a Vázquez para ofrecer las zonas francas como plataforma logística de productos que tengan como destino la región. “Las empresas chinas en Uruguay podrán centralizar sus inventarios en Centros de Distribución Regional en zonas francas. Muchas de estas firmas encuentran en Argentina y Brasil importantes medidas antidumping que dificulta el ingreso de sus productos a la región. Por eso hoy hay importantes empresas de electrónica y electrodomésticos chinos que pretenden instalar fábricas en Uruguay, utilizando zonas francas y territorio no franco, para generar productos con un mix de partes chinas y el resto del Mercosur y así cumplir con las normas de origen”, explicó Opertti. Agregó que otro elemento atractivo es el TLC que Uruguay firmó con México, que incluye a las zonas francas y permite el ingreso de productos a aquel país. Así Uruguay tiene chances de posicionarse como la plataforma logística e industrial para empresas chinas que pretendan mejores condiciones para ingresar a la región y al Caribe.

La idea de los empresarios es viajar también a India y Costa Rica. India ya cuenta con experiencias en las zonas francas de Uruguay. Es sabido que busca localizaciones complementarias en América Latina para los denominados “time sensitive services” (servicios que se brinda dentro de un mismo huso horario) para atender requerimientos del Cono Sur, Estados Unidos y Europa. En este contexto, las zonas francas uruguayas también son vistas por India como una plataforma logística de acceso al Mercosur.

En Costa Rica, donde existen importantes zonas tecnológicas, farmacéuticas e industriales focalizadas en productos y servicios internacionales de alto valor agregado, hay empresas que comienzan a ver la oportunidad de diversificarse hacia el Cono Sur. Con este panorama las zonas francas podrían captar emprendimientos que redunden en empleo e inversiones crecientes en épocas de turbulencia internacional.

Los que saben
Por Mariela Marenco Consultora en marketing y psicología empresarial

Cuando las empresas hacen regalos a sus clientes hay un deseo de reconocer el vínculo de privilegio que ese cliente otorga. Lo que hay que entregar es lo mejor de la marca, la esencia debe ir contenida en él. Regalar es cultivar debidamente ese vínculo tangibilizándolo con algo, acto u objeto. Los regalos no sólo tienen porqué ser objetos, pero deben tener absoluta coherencia con lo que propongo, sumar valor, y agradar verdaderamente sin desperdiciar recursos. En este punto lo único que creo debe ser tenido en cuenta es no caer en la banalidad y vulgaridad. Piensen en la adecuación. Mi marca, ¿que significación tiene en la vida de esos clientes? También existe la posibilidad de categorizar a los clientes. Esta atención debe ser significativa y relevante. No es un trámite. Les deseo un feliz regalo de fin de año, lleno de significado y abundancia para vuestra empresa y sus clientes.

UNA NUEVA ZONA FRANCA
Aguada Park estará lista a fin de año

La primera de la dos torres que constituirán Aguada Park, la nueva zona franca que se instala en Montevideo en la manzana formada por la rambla portuaria y las calles Colombia, Paraguay y Panamá, será inaugurada el próximo 22 de diciembre. Contará con 21 pisos dedicados a albergar a empresas internacionales dispuestas a tercerizar la gestión de sus servicios administrativos.

Tal como informó a Café & Negocios Francisco Ravecca, director ejecutivo de Aguada Park, recién hace dos semanas fue definida la política de precios y ahora llegó el momento de salir ofrecer los servicios al mundo. “Como vamos a alquilar y no a vender los pisos y las oficinas, debemos llegar al consumidor final y para contactarlo era necesario tener una obra avanzada ”, explicó Ravecca, que en marzo parte para la India en busca de posibles clientes.

Establecer acuerdos con call centers y firmas de servicio indias es uno de los objetivos de Aguada Park, por entender que a éstas les puede interesar el manejo fluído del idioma español para atender el mercado de 40 millones de hispanos de EEUU bajo una mejor zona horaria que la de India y con costos similares. Hasta el momento, Aguada Park tiene negociaciones avanzadas con varios call centers de España y EEUU y también con empresas de BPO.

ideal para estudiantes

La primera etapa del proyecto de Aguada Park implica una inversión total de US$ 20 millones y se estima que una vez en funcionamiento genere 2.000 nuevos puestos de trabajo. Según Ravecca, se trata de un segmento ideal para estudiantes que quieran trabajar en tanto avanzan en sus carreras, y para personas mayores e 45 años que deban reinsertarse en el circuito laboral. “No será difícil encontrar gente capacitada. Uruguay todavía no fue descubierto como destino para call centers. Países con poblaciones similares tienen mucha más gente trabajando en este rubro”, dijo Ravecca.

El dato
Aguada Park alquilará sus instalaciones y será la responsable de brindar todo tipo de servicios a las firmas internacionales que se instalen allí, pero la principal unidad de negocios será el alquiler de sus pisos

EN FOCO
La ley de Lavado de Activos y las zonas francas

La futura ley de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo aspira a incluir a la actividad en las zonas francas, estableciendo la obligación de informar sobre transacciones que resulten inusuales o injustificadas económica o legalmente, o planteen una complejidad inusitada o injustificada. El proyecto de Ley también establecería la obligación de informar sobre las transacciones financieras que involucren activos sobre los cuales existan sospechas de licitud, como un elemento preventivo de delitos.

En una reunión mantenida en miércoles 18 con la comisión de Hacienda del Senado, la CZFUY planteó su disposición a facilitar y apoyar la aplicación de la ley y destacó la necesidad de segmentar las actividades que deban ser controladas. La CZFUY propuso que las notificaciones al BCU queden acotadas a instituciones de intermediación financiera; entidades de crédito, de cambio; empresas de seguros; intermediarios y administradoras de Fondos de Inversión y fideicomisos financieros de oferta pública. También a quienes realicen colocaciones e inversiones financieras; las que den asesoramiento financiero; los servicios de transferencias de fondos y los prestadores de servicios auxiliares. Las actividades que la CZFUY entiende deberían quedar al margen son servicios logísticos, call centers, y actividades como informática; biotecnología y telecomunicaciones, ya que éstas no han sido fuentes de lavado de activos, e imposiciones de esta naturaleza podrían desestimular la captación de inversiones.

El dato
La Cámara de Zonas Francas manifiesta que la ley es prioridad para el país y sus asociados
Inversión

25:

ZF Nueva Palmira

de dólares invertirá Cartisur en una terminal de tanques para almacenar combustibles varios.

Negocio global
2.000

es la cantidad de zonas francas que funcionan hoy en el mundo.

Colonia Suiza

Se viene. Zona Franca Colonia Suiza impulsa un proyecto industrial que implica la creación de una cadena alimenticia completa, desde la tierra al plato.

Fuente: EL OBSERVADOR, de Montevideo.